Por decisión de los metrodelegados en una asamblea que se realizó en horas de la madrugada, se decretó la medida. Si hay acuerdo, el paro de 24 horas se levanta.

 Todavía con los resabios de los inconvenientes que se desataron este jueves a propósito de los problemas en la línea B, los trabajadores volvieron a tomar medidas y decretaron de manera sorpresiva no prestar servicio durante todo el viernes.

 
La decisión fue tomada en asamblea en horas de la madrugada. “Se nos escapó de las manos la situación”, declaró a Radio La Red el metrodelegado Néstor Segovia. En sintonía, aseguró que el paro – pautado por 24 horas- podría levantarse en caso de llegar a un acuerdo con el Gobierno y la empresa.
 
“Las señales de las nuevas estaciones no andan”, volvió a quejarse el representante de los empleados de subte. Juan Manuel de Rosas y Esteban Echeverría, justamente, son las dos últimas estaciones inauguradas hace menos de un mes y que provocaron múltiples inconvenientes desde su puesta en marcha.
 
Desde Metrovías, su vocera, Lucía Ginzo afirmó que “queremos lamentar los incidentes de ayer y repudiamos estas medidas sorpresivas que toman los metrodelegados”. “Para nosotros, la línea está en condiciones de operar en forma segura en todo su recorrido. Los usuarios están muy enojados por estas situaciones, pero repudiamos las agresiones a nuestro personal. Ayer, en hora pico, tuvimos la máxima capacidad de formaciones en servicio”.
 
Las demás líneas, en tanto, hoy funcionarán con normalidad.
 
SEGUNDA JORNADA DE CONFLICTO:
 
La línea B acarreaba problemas desde este jueves, día en el que se prestó un servicio restringido desde la mañana. Las varias demoras provocaron el enojo de los miles de usuarios que en los últimos días denuncian que el servicio es cada vez peor.
 
En la estación Los Incas, los viajantes se volcaron contra la boletería y el personal de la empresa operadora al escuchar por los megáfonos que el tren no llegaría a las nuevas estaciones (Echeverría y Rosas). Rompieron vidrios e increparon a los trabajadores y obligaron a personal de la Policía a proteger el lugar.
 
También contra el Gobierno de la Ciudad y los metrodelegados, que en las últimas semanas protagonizaron una puja por el funcionamiento de esa línea a raíz de las estaciones inauguradas recientemente. El inconveniente ocasionó que las formaciones que estaban en circulación se vieran con serias demoras; algunas de ellas llegaron a estar más de diez minutos frenadas en una estación.
 
Pasadas las 21 de ayer, la empresa comunicó que el servicio se reanudaba paulatinamente pero recién a las 23:09 la formación detenida en la estación Lacroze partió hacia Los Incas. Fue la última de la jornada.
 
por NU

Comentarios