El senador Jaime Linares (GEN) propuso el restablecimiento de todos los servicios de Ferrobaires que no fueron considerados "prioritarios" por el gobierno de Vidal. Entre esos destinos se encuentran Tandil, Pehuajó, Bragado, Alberdi y 25 de Mayo.

El senador nacional Jaime Linares (GEN – Buenos Aires) presentó un proyecto solicitando el pronto restablecimiento de los servicios de trenes a Tandil, 25 de Mayo, Junín/Alberdi y Bragado/Pehuajó, que eran prestados por Ferrobaires con anterioridad a la suspensión de sus servicios, decidida por el gobierno provincial a fines de junio pasado.

La iniciativa de Linares viene a consecuencia de las palabras que semanas atrás pronunciara la gobernadora María Eugenia Vidal, quien consideró como únicos destinos “prioritarios a recuperar” a las ciudades de Mar del Plata, Junín y Bahía Blanca. Las declaraciones de la titular del ejecutivo bonaerense habían caído mal en Tandil, ciudad que -a diferencia de Junín y Bahía Blanca, que continúan recibiendo al menos un tren semanal- quedó sin servicio alguno. De hecho, el concejo deliberante de esa ciudad, donde gobierna la UCR, había aprobado por unanimidad un proyecto solicitando la reactivación del servicio.

El senador Linares, junto a Margarita Stolbizer, en la estación Bahía Blanca Sud.
El senador Linares, junto a Margarita Stolbizer, en la estación Bahía Blanca Sud.

El senador afirma que la suspensión “produjo la pérdida del servicio a numerosas localidades del interior bonaerense para las cuales el servicio constituía una forma de transporte económica”. En relación al traspaso de Ferrobaires a la Nación, iniciado meses atrás con la conformación de la Unidad Operativa de Transferencia (UOT), Linares argumenta que “las comunidades no pueden esperar la finalización de un proceso burocrático de transferencia de las responsabilidades operativas sin que se les restituya el servicio público“.

De momento, según confirmó el jefe de Gabinete Marcos Peña en su último informe al Senado, la UOT se encuentra realizando un inventario y una auditoría integral de recursos humanos, en el marco de la cual se han denunciado algunos despidos.

Al cumplirse tres meses de la suspensión, la incertidumbre sobre la vuelta de los trenes, que no tienen fecha de reactivación prevista, inquieta a los intendentes y a la sociedad civil de varias localidades del interior bonaerense, a la par que se multiplican las protestas, las juntas de firmas y los pedidos de informes, tanto a nivel provincial como nacional.

La transferencia de Ferrobaires a la Nación, demorada desde 2007, es una medida que fue resistida por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el presidente de Ferrocarriles Argentinos, Marcelo Orfila. Su resignada aceptación es considerada una victoria de la gobernadora Vidal frente a la Nación. La intención del tándem Dietrich – Orfila era, por el contrario, avanzar en un proceso de provincialización, que sigue firme a pesar de que en Buenos Aires se esté haciendo lo contrario. Además, el gobierno confirmó semanas atrás que no tiene interés alguno en la expansión de los servicios ferroviarios de larga distancia. Ante la pregunta de los senadores en su último informe, Peña volvió a reiterar que Rosario y Mar del Plata son las únicas prioridades del momento.

Si bien el gobierno alega estar cumpliendo el decreto de traspaso de 2007, lo cierto es que aquél instrumento preveía la continuidad de todos los servicios operativos al momento, además del compromiso de restablecer todos los corredores concesionados a Ferrobaires entre 1992 y 1993. Entre esos destinos se cuentan Mar del Plata, Miramar, General Madariaga (Pinamar), Bahía Blanca, Bariloche, Quequén y Bolívar, Toay, General Pico, Lincoln, Villegas, Darregueira, Alberdi, Junín y Rojas.

Cabe recordar que el senador Linares fue, junto a la senadora Odarda, entre otros, uno de los impulsores del proyecto de reactivación de los trenes a Neuquén, Zapala y Bariloche, al que se opuso el oficialismo.

Comentarios