Metrovías finalizó la renovación de 5,5 kilómetros de vías, para lo que había montado el obrador de Cabildo e Iberá.

El obrador ubicado en Cabildo e Iberá fue levantado definitivamente, tras una reducción en su tamaño a principios de mes.  Por allí la concesionaria Metrovías había ingresado los materiales necesarios para la renovación de 5,5 kilómetros de vías en distintos puntos de la línea D.  Gracias a la cercanía con la cochera Manuela Pedraza, el tren de trabajo, compuesto por tres coches Siemens O&K de uso interno, chatas, tolvas y un vagón pórtico (permite el transporte y la colocación de los tramos de vías prearmados) podía ser cargado tranquilamente durante el día para realizar los trabajos tras el cierre del servicio.

La renovación de vías alcanzó los tramos Carranza-Palermo, Pueyrredón-Callao y 9 de Julio-Catedral, siendo este último el más complicado debido, en parte, a la lejanía del obrador.  Por el tiempo adicional que requería el tren de trabajo para desplazarse hasta allí, la concesionaria debió retrasar durante poco más de un mes en una hora la apertura diaria del servicio en la línea D.

Comentarios