Legisladores recorrerán el Subte para verificar que haya indicadores sonoros y en Braille en coches y estaciones

Los legisladores Adrián Camps y Virginia González Gass recorrerán la red para verificar el cumplimiento de las normas que obligan a la concesionaria a instalar avisos sonoros y en Braille. No se descarta que presenten una denuncia contra Metrovías.

Los legisladores porteños Adriían Camps y Virginia González Gass (Partido Socialista Auténtico en Proyecto Sur) visitarán el subterráneo para verificar el cumplimiento de la ley 3.710.  Esta norma, promulgada el 13 de enero pasado y aprobada a instancias del legislador Fernando Sánchez (Coalición Cívica), establece un plazo de seis meses para que Metrovías instale sistemas de aviso sonoro en los coches que indiquen en qué estación se encuentra detenida la formación y cuál es la siguiente, además de las combinaciones que pudieran realizarse.  También contempla la colocación de avisos en sistema Braille en las estaciones.

Está previsto que Camps y González Gass inicien su recorrida en la estación Catedral de la línea D hoy a las 13 junto a dirigentes de organizaciones de discapacitados.  En declaraciones periodísticas, Camps consideró “vergonzosa” la actitud de la concesionaria e instó al Gobierno nacional (que tiene jurisdicción sobre el Subte) y al porteño a “ponerse firmes” para hacer cumplir la ley.

 “A este tipo de cuestiones nos referimos cuando hablamos del maltrato al que someten los dos gobiernos al ciudadano porteño, en este caso a un sector muy vulnerable como los ciegos o las personas con problemas graves de visión. La concesionaria deberá ser fuertemente multada por cada día de incumplimiento; el desprecio por las minorías no puede quedar impune venga de quien venga. “Este es un servicio fundamental también para personas ancianas y mejorará la prestación para todos los usuarios de subte. Imaginen qué útil puede ser para los turistas o ciudadanos que no frecuentan cotidianamente el subterráneo, incluyendo aquellos que viajan con el subte repleto cuando se hace difícil ver en qué estación se encuentra. Es una medida, presente en la gran mayoría de las redes de subterráneos del mundo, que sin demasiado esfuerzo mejorará la calidad de vida a todos y, sobre todo, a los sectores con mayores dificultades.”, indicó Camps.

Comentarios