La permanente expansión de las villas 31 y 31 bis pone en jaque la operación ferroviaria en Retiro. Ante la inacción oficial, las casillas se encuentran ya a metros de la vía principal del ferrocarril San Martín. El RER, una oportunidad para resolver la situación habitacional de miles de personas.

La falta de vivienda, y la consecuente proliferación de villas de emergencia, es habitualmente señalada como uno de los problemas nunca resueltos por las sucesivas gestiones nacionales, provinciales y porteñas.

Un aspecto tan sensible requiere, además de la construcción física de viviendas, créditos hipotecarios accesibles, soluciones de transporte que eviten la concentración de la demanda en zonas céntricas y un estricto control del suelo urbano que evite y sancione tanto que sea usurpado como que sea convertido en objeto de la especulación inmobiliaria.

El lento pero constante avance de la Villa 31 sobre los terrenos ferroviarios de Retiro expone con claridad esta situación, que parece no tener fin. Según el censo de la Ciudad, actualmente viven en las villas 31 y 31 bis alrededor de 43.190 personas en una superficie de 32 hectáreas donde se localizan 10.076 viviendas precarias.

La construcción de casillas se encuentra ya próxima a absorber el área operativa del taller-depósito de Kilómetro 1 de la línea San Martín. Dichas instalaciones, ubicadas a la altura del cruce entre la avenida del Libertador y Ayacucho, sufren desde hace años la intrusión de sus terrenos; es tan así que ya se perdió el uso de la mesa giratoria que funcionaba en el predio. Este tipo de dispositivos se utilizan para rotar el material rodante y, así, asegurar un desgaste parejo de ruedas y suspensiones pero, en el caso del San Martín, esta tarea debe hacerse en dependencias de otras líneas con los costos operativos que eso implica.

[quote_box_right]En las villas 31 y 31 bis viven más de 43 mil personas, en 10.076 viviendas precarias. El crecimiento del asentamiento no ha cesado y amenaza con comprometer la operatividad de los ferrocarriles, particularmente de la línea San Martín, cuyo taller de Kilómetro 1 está próximo a ser absorbido por las casillas.[/quote_box_right]

El pasado mes de julio se delimitaron con estacas y sogas algunas parcelas ya dentro de la zona de vías al norte del depósito, casi en inmediaciones del ya levantado empalme Gallo que comunicaba la vía principal del San Martín con el puerto de Buenos Aires. El emplazamiento de las nuevas viviendas se encuentra, así, casi pegado a la única vía que quedó operativa en dicho sector del taller y que hoy se utiliza para poder maniobrar las locomotoras entre las diferentes naves y fosas del galpón.

Los intentos por delimitar el territorio de la Villa 31, y así impedir que ocupe aún más terrenos ferroviarios, han sido hasta ahora de limitado éxito. En tiempos de UGOFE se construyó un muro desde el cabín que controla las señales y cambios de la parrilla de Retiro San Martín hasta el taller, mientras que la zona comprendida entre este y el ex empalme Gallo contó solamente con un cerco de separadores viales de hormigón con rejas sobre la parte superior (similares a los utilizados en los cerramientos perimetrales de algunos sectores de las líneas Roca y Sarmiento).

La Villa 31, junto a las vías del ferrocarril San Martín.
La Villa 31, junto a las vías del ferrocarril San Martín.

De a poco, los habitantes del asentamiento rompieron los cercos para pasar hacia la zona de vías y, así, poder acceder a la parada de un colectivo que los acerca hasta la avenida Ramos Mejía. Esto obligó a las autoridades a construir un puente peatonal de hormigón sobre las vías del San Martín, tal como los empleados para sortear las autopistas, pero que casi no se utiliza en favor de los peligrosos pasos improvisados a nivel.

Durante 2015, el Gobierno porteño colocó una reja entre la autopista Illia y la villa para evitar los crónicos piquetes e intrusiones en la zona del peaje de Retiro. Pero ahora, el mismo gobierno porteño se decidió por desviar la traza de la propia autopista, que de acuerdo con el nuevo proyecto presentado esta semana correrá sobre las vías del ferrocarril. La traza actual, que quedaría inutilizada, sería reconvertida en un parque verde en altura, en el marco de un proyecto para la urbanización de la villa, cuyos habitantes podrían pasar a ser propietarios en el futuro mediato.

Del lado ferroviario, hasta ahora no se han tomado medidas similares más allá de un frustrado intento por construir un muro de ladrillos de hormigón del que solo se ejecutó una parte entre la calle de acceso al taller y el empalme Ugarteche (nuevo acceso al puerto, aún no finalizado, para las líneas Mitre y San Martín). El taller, mientras tanto, resiste. En tanto, la línea Mitre instaló un alambrado de considerable altura sobre el centenario muro rompeolas que lo separa del Belgrano, rematado con alambres de púa. Allí, el peligro era otro: la intrusión de vías electrificadas con tercer riel a 830 volts y el constante robo de cables que ocasionaban interrupciones y demoras en el servicio.

[quote_box_right]El GCBA anunció esta semana un proyecto para urbanizar la villa, que incluye la regularización dominial de las viviendas, el corrimiento de la autopista Illia (que pasará a circular sobre las vías del San Martín) y la construcción de un parque verde en altura, aprovechando la traza actual de la Illia. No hubo anuncios vinculados a recuperar terrenos usurpados para el ferrocarril.[/quote_box_right]

En este contexto, y de no tomar urgentes medidas para evitar la usurpación de aún más terreno, cabe augurar un futuro bastante complicado para los ferrocarriles en Retiro.

Las obras del proyecto RER, en cambio, y los rumores que indican la conversión de Retiro San Martín en una terminal de servicios interurbanos para las líneas Mitre, Sarmiento y San Martín, podrían ser una luz de esperanza para impulsar la recuperación de los terrenos usurpados para el ferrocarril, en articulación con una política federal de vivienda, empleo y de transporte que resuelva las causas estructurales que explican la existencia de la Villa 31 y de los demás asentamientos del área metropolitana.

Comparativa de la superficie ocupada por las villas 31 y 31 bis. Arriba, en 2002; abajo, en 2016.
Comparativa de la superficie ocupada por las villas 31 y 31 bis. Arriba, en 2002; abajo, en 2016.

Comentarios