Las comisiones de Franco Macri en los acuerdos con China

El empresario Franco Macri, padre del actual jefe de Gobierno, cobró jugosas comisiones por "facilitar" los acuerdos con China firmados por la presidente en su última visita. Trenes, soja, energía nuclear y 800 millones del Correo, en juego.

La relación de Franco Macri con el gobierno nacional tiene mucho más de familiar que la que mantiene con su propio hijo, el hoy procesado jefe de Gobierno Mauricio Macri.  Sin embargo el vínculo entre Macri senior y los Kirchner no pasa ni por la sangre ni por el afecto, sino por los excelentes negocios que el empresario realiza merced a su rol de “facilitador” de las relaciones comerciales con China.  Vale recordar que Franco Macri fue uno de los primeros empresarios nacionales que advirtió el enorme potencial de China a fines de los años 70, cuando tras la muerte de Mao Tse-Tung el país asiático inició una era de acelerado crecimiento económico e inserción al mundo capitalista de la mano de Deng Xiaoping.  Más de tres décadas de hacer negocios con los chinos colocaron a Macri padre en una posición privilegiada a la hora de encarar la relación comercial con una de lasprincipales potencias emergentes.  Franco Macri vive seis meses al año en China, específicamente en tierras pertenecientes al presidente Hu Jintao, es consejero senior para inversiones chinas en América Latina nombrado por la Asociación para la Promoción de la República de China en el Mundo (CAPID) y hasta ostenta el título de Ciudadano Ilustre de Xianxi.

Los acuerdos con China

La última visita presidencial dejó un tendal de acuerdos firmados entre la Argentina y China, valuados por fuentes oficiales en casi 10.000 millones de dólares.  Según estas mismas fuentes, dos de ellos ya estarían en ejecución: la provisión de 279 coches para las líneas A, C, D y E del Subte porteño, por un valor de 650 millones de dólares financiados en un 85% por la corporación CITIC, de quien Macri padre es representante.  El otro convenio involucra la provisión de 24 locomotoras y 160 coches remolcados para el servicio local del Ferrocarril San Martín fabricados por la China South Locomotive and Rolling Stock Industry, valuados en 133.915.993 dólares y financiados en un 85% por el Eximbank. 

Con CITIC, la Presidente firmó además otros dos acuerdo aunque aún no se cuenta con una estimación oficial sobre el monto.  El primero de ellos involucra la rehabilitación del Ferrocarril San Martín entre Retiro y Mendoza y la electrificación parcial de la sección local del Ferrocarril Roca entre Berazategui y La Plata.  El segundo acuerdo es sobre la provisión de 500.000 toneladas de rieles UIC54 para la renovación de vías en distintos ramales aún a confirmar. 

Otro acuerdo es por la electrificación y modernización de los ferrocarriles Belgrano Norte y Sur, a cargo de Shaanxi Coal Group Investment y China Railway First Surven and Design Institute Group, por una inversión que asciende a los US$1850 millones.  También se acordó la compra de material rodante para servicios interurbanos con China Northern Locomotive & Rolling Stock Industry por 330 millones de dólares, que comporta 20 locomotoras, 60 coches de primera clase, 80 coches de segunda clase, 20 coches de restaurant, 20 de segunda clase con furgón, otros 20 con dormitorios y unos 20 últimos automovileros. La provisión dará pie a que se integren otras 20 formaciones de pasajeros de larga distancia.

Acuerdos en etapa inicial

Otro lote de acuerdos son los que aún están todavía en sus primeras etapas.  Entre ellos se cuentan la rehabilitación del Ferrocarril Belgrano Cargas, que posee una red de trocha métrica que abarca 14 provincias y une los principales puntos de producción sojera con los puertos para su exportación.  El Belgrano Cargas es operado desde 2004 por una sociedad formada por Franco Macri, Roggio, Sanhe Hopefull Grain & Oil (de origen chino), los gremios La Fraternidad, Unión Ferroviaria y el sindicato de Camioneros.  La primera etapa de la rehabilitación del Belgrano Cargas se desarrollaría entre Timbúes (provincia de Santa Fe) y Avia Terái (Chaco), lo que importa la renovación de 1500 kilómetros de infraestructura distribuida en dos ramales, además de la provisión de material rodante.  Esta obra, que constituye la primera etapa de la recuperación del Belgrano Cargas, está valuada en 2500 millones de dólares y será financiada en un 85% por el Banco Nacional de Desarrollo de China.

Con la China Railway International, la presidente Cristina Fernández de Kirchner firmó dos acuerdos iniciales de cooperación.  El primero es relativo a la construcción del Subte en la ciudad de Córdoba (1560 millones de dólares, sobre los que el intendente Daniel Giacomino firmó un convenio con la Nación para que se lleven adelante las tratativas), una red de cuatro líneas, 29 estaciones y 18 kilómetros de extensión cuyo precio es increíblemente barato si se lo compara con los 650 milones de dólares que costarían los coches para el Subte porteño.  El segundo acuerdo, por 1500 millones de dólares, es por la extensión de la línea E desde su terminal actual en Plaza de los Virreyes hasta el aeropuerto de Ezeiza.  Será financiada en un 85% por el Banco Nacional de Desarrollo de China y deberá incluir el diseño, construcción, suministros, montaje, puesta en marcha de la extensión acordada, realización de obras civiles y electromecánicas, trabajos de señalización, sistemas de comunicación y provisión de material rodante.

Correo y energía nuclear

Los intereses de Macri padre también se encuentran en el ámbito local.  En 2003, el gobierno de Néstor Kirchner decidió rescindirle la operación del Correo Argentino, que había ganado en una licitación hecha por Carlos Menem en 1998.  El año pasado, la Justicia decidió que el Estado debe resarcir al empresario en 800 millones de pesos por dicho acto.  Sin embargo, la buena relación que Macri padre cultiva con el matrimonio Kirchner indica que no habrá apuro en ejecutar el pago de ese saldo.

Por cada acuerdo que Macri facilita entre el Estado y los emporesarios chinos, cobra una comisión del 4%.  Dicho importe fue objetado la semana pasada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna en declaraciones en el programa televisivo “el Juego Limpio”, del periodista Nelson Castro.  Sin embargo, esto no impedirá que se concreten nuevos acuerdos en un sector clave de la economía argentina: la generación eléctrica.  En el viaje a China, el ministro de Planificación Julio De Vido se reunió durante 45 minutos con representantes de la empresa local National Nuclear Corporation CNNC.  Su titular, Mao Xiaming, manifestó la voluntad de su empresa de participar en la licitación por la cuarta central nuclear que protyecta construir el Gobierno.  Se espera que en agosto próximo viaje una delegación al país para conocer la situación.  En septiembre, una misión de la Comisión Nacional de Energía Atómica viajará a China para avanzar en la iniciativa.

 

Comentarios