Larreta miente: no se hicieron obras de ventilación en la línea B

El candidato a Jefe de Gobierno por el PRO mintió al afirmar que "la línea B no tenía las salidas de aire y hubo que hacer toda la obra para que pueda funcionar con aire acondicionado". La obra no se encaró en el último año y ni siquiera se licitó. Las reformas emprendidas se limitaron a la instalación de catenaria rígida y adecuación de subestaciones eléctricas.

El Jefe de Gabinete porteño y candidato a Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta explicó en reiteradas oportunidades la semana pasada que la línea B debió reducir su horario de servicio para realizar obras de ventilación necesarias para la incorporación de coches con aire acondicionado.

“Hicimos las adecuaciones en las líneas para incorporar vagones con aire acondicionado. Todo lo que se hizo en la línea B fue porque no tenía las salidas de aire y hubo que hacer toda la obra para que pueda funcionar con aire acondicionado“, explicó el candidato a la periodista María O’Donnell en el programa televisivo 50 Minutos el pasado jueves.

Apenas un día antes, el miércoles, había afirmado casi exactamente lo mismo cuando en el debate del programa A Dos Voces, el candidato de ECO Martín Lousteau le cuestionó las obras de la línea B y la adquisición de los polémicos coches CAF 6000: “[la línea B] no estaba preparada para redes (sic) con aire acondicionado, no tenía las salidas del aire”, explicó.

Lo cierto es que la línea B no estaba ni está preparada para trenes con climatización, debido a que no se realizó ninguna de las obras de ventilación que defendió Rodríguez Larreta. Tales modificaciones son necesarias para extraer de estaciones y túneles el calor generado por los equipos de aire acondicionado de los trenes, sobre todo porque la B es la línea que mayores problemas presenta en el aspecto de ventilación.

En enero de 2001, Metrovías señalaba a Clarín que “Ahora sería imposible [poner trenes con aire acondicionado] porque si no todo el aire que sale expulsado de los vagones quedaría en los túneles y estaciones” y que recién una vez instalado el sistema de ventilación forzada podría pensarse en poner coches climatizados; algo que para la Ciudad pasó a segundo plano.

La instalación de un sistema de extracción de aire había sido anunciada en 2014 por SBASE, pero la obra jamás se inició y ni siquiera se ha realizado el llamado a licitación para la misma.

La instalación de un sistema de extracción de aire había sido anunciada en 2014 por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), quien había estimado la inversión necesaria en unos 500 millones de pesos. “Colocaremos un mecanismo de ventilación forzada en andenes que permitirá una mayor circulación de aire bajo tierra. De esta forma se mejorará la calidad del ambiente y se beneficiará la disipación del calor”, rezaba una comunicación oficial. Pero la realidad es que la obra jamás se inició y al día de hoy ni siquiera se ha realizado el llamado a licitación para la misma.

Las adaptaciones -que obligaron a reducir el servicio durante más de un año y acabaron expulsando a casi 10 millones de pasajeros de la línea-, al contrario de lo que dice Larreta, estuvieron destinadas a la instalación de un nuevo sistema de alimentación eléctrica (catenaria rígida) -que hubo de ser modificada en ciertos tramos, ya que estaba mal instalada- debido a que los coches adquiridos eran incompatibles con el sistema de captación de corriente por tercer riel que equipa la línea B, y al refuerzo de potencia de las subestaciones, entre otras obras eléctricas menores.

Pese a que no hubo modifcación alguna en la ventilación, los trenes con aire acondicionado ya han comenzado a correr y se irán incorporando progresivamente a la flota, completándose su puesta en marcha para el próximo verano. Sin sistema de inyección y extracción forzada de aire más que en un puñado de estaciones (Pasteur, Callao, Tronador, Los Incas, Echeverría y Rosas), la línea B amenaza con convertirse en un ambiente extremadamente caluroso, algo que no sólo traería incomodidad para los pasajeros, sino también posibles inconvenientes operativos al sobrecalentar los equipos.

Comentarios