Larreta acusó a Nación de retener coches en la Aduana

El Jefe de Gabinete porteño acusó esta mañana a la Nación de demorar la entrada al país de coches para las líneas A y B. Mientras que los de la A llegaron recién esta semana, Larreta intenta justificar así la demora de la puesta en marcha de los CAF 6000, que la Ciudad había prometido para febrero.

El Jefe de Gabinete porteño y precandidato a Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta acusó esta mañana a la Nación de demorar en la aduana la entrada de coches para las líneas A y B del Subte.

Larreta denunció que la entrada de “dos trenes para la línea A y tres para la línea B” está trabada debido a lo que “espera que haya sido un error burocrático”. El funcionario expresó su indignación por la situación: “No están jodiendo a Macri, sino a todos los porteños” y de inmediato recalcó el impacto negativo que la demora en la puesta en servicio de los trenes tiene sobre la frecuencia.

“Cada día que pasa es un día menos que la gente los puede tener usando”, explicó. Lo cierto es que los dos trenes de la línea A llegaron al país recién esta semana, resultando algo prematuro hablar de trabas aduaneras. Además, al margen de esto, la propia SBASE informó en un comunicado que su incorporación está programada para el segundo semestre.

Respecto al caso de la línea B, Larreta se refirió a 18 coches que estarían detenidos en la Aduana, una porción chica de los 86 que se compraron de segunda mano al Metro de Madrid, cuya mayor parte la Ciudad tiene en disponibilidad para poner en servicio y que se encuentran repartidos en talleres del Subte como Rancagua y Mariano Acosta del Premetro.

Cabe recordar que la puesta en marcha de estos coches que ya se probaron en la línea B en presencia del propio Larreta había sido anunciada para febrero de este año y luego postergada a marzo, algo que finalmente no se cumplió.

Entrado el mes de abril los trenes continúan sin salir a la línea y el horario reducido implementado hace casi un año para realizar las polémicas obras de adaptación sigue vigente. Llamativamente, lo que ha desaparecido es la referencia a las obras “para incorporar trenes con aire acondicionado”. Ahora son “para mejorar el servicio”.

De esta forma, en campaña, Horacio Rodríguez Larreta busca un culpable para ocultar la impericia de SBASE, dependiente de su ministerio. Cuando la opinión pública exige la puesta en marcha de los promocionados coches de la línea B, cuando se requieren al GCBA explicaciones de su accionar, la única respuesta parece ser acusar a Nación con sobreactuada indignación mediática antes que asumir responsabilidad por el propio gobierno.

Comentarios