La Ciudad publicará este martes el llamado a licitación nacional e internacional en el Boletín Oficial, dando inicio al proceso de selección del nuevo operador del Subte, que manejará la red hasta 2034. El proceso llevará todo el año y, si se cumplen los plazos previstos, se adjudicará en octubre.

El Gobierno de la Ciudad dará inicio este martes formalmente este martes al proceso que desembocará en la selección del nuevo operador del Subte, que manejará la red hasta 2034.

El llamado a licitación nacional e internacional se publicará mañana en el Boletín Oficial. Desde la Ciudad habían anticipado que el proceso se iniciaría en la segunda quincena de febrero.

 

Los requisitos exigidos a los oferentes son: una antigüedad de 15 años operando una red de al menos 30 kilómetros de extensión, “experiencia en la gestión de proyectos de renovación durante la operación”, “experiencia en mantenimiento de infraestructura, material rodante, instalaciones y equipamiento”, entre otras. Las empresas que deseen participar asociadas con otras deben formar grupos de cuatro compañías como máximo, donde la operadora con experiencia debe tener una participación no menor al 45% y debe acreditar ser mayoritaria. Cada participante debe tener al menos un 15% de participación y no hay obligatoriedad de asociarse con una empresa local.

Ese punto es uno de los enfatizados por el Gobierno porteño, que se entusiasma con la posibilidad que se presenten a la licitación varias empresas internacionalescasi todas ellas estatales o con participación estatal mayoritaria– para hacerle competencia a Metrovías. Sin embargo, también existe la posibilidad de que la empresa del Grupo Roggio, que opera la red desde 1994, no se presente en solitario sino que lo haga asociada a alguna compañía internacional.

El nuevo contrato, afirman desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, que llevó adelante el proceso, está enfocado en “la producción de servicios” en lugar del “gerenciamiento” del acuerdo de operación y mantenimiento (AOM) que estuvo vigente entre 2013 y fines de 2017 gracias a sucesivas prórrogas. El documento distribuido a los medios consigna erróneamente que el tiempo de concesión del contrato actual es de 20 años -enfatizando que el nuevo sería de apenas 12 con opción a tres más-, pero lo cierto es que ese contrato, que databa de los años 90, caducó al traspasarse el Subte a la Ciudad y firmarse el AOM.

También cambia el modo de calcular el pago al operador, que pasa de ser un monto fijo mensual a un monto variable por kilómetros recorridos. Aseguran que “no se pagará la parte de servicio no realizada” y que se aumentan las competencias de SBASE para aplicar multas y monitorear el servicio.

De acuerdo con el cronograma que manejan las autoridades, en julio se realizaría la presentación de ofertas y apertura del sobre técnico. Los oferentes que no cumplan con los requisitos técnicos quedarán desechados. En agosto se realizará la apertura del sobre con la oferta económica de los oferentes que sigan en carrera. Esto dará lugar a un período de evaluación y adjudicación que desembocará en la firma del nuevo contrato en octubre próximo. La empresa seleccionada comenzará a operar en enero de 2019.

Cabe recordar que la propia ley que habilitó la nueva concesión establece que Metrovías continuará operando la red durante este año, con fecha límite el 31 de diciembre.

Sin embargo, este ajustado cronograma -no son pocos los que consideran que la transición entre Metrovías y el nuevo operador debería ser más prolongada- podría sufrir un severo traspié de considerarse que la ley que autorizó la concesión es inconstitucional, tal como advierten los especialistas en la materia.

Comentarios