Ayer se cumplieron 150 años de la puesta en marcha del primer ferrocarril argentino. La caótica situación en el Subte es parte del lamentable homenaje rendido.

Aunque la creación de la primer línea de Subte fue hace casi 100 años, sus ancestros se remontan sin duda alguna a los orígenes del riel: el ferrocarril.

Este miércoles se celebraron 150 años de la inauguración oficial del primer ferrocarril argentino, y ayer jueves la puesta en marcha del mismo, hace un siglo y medio atrás.

En aquél entonces, como corresponde, la inauguración oficial perteneciente a políticos y funcionarios se realizaba un día antes de la puesta en marcha del servicio al público. Incluso, en otras oportunidades, las celebraciones por la inauguración de un nuevo servicio ferroviario se hacían el mismo día de la puesta en marcha al público.
Hoy, como clara demostración de la decadencia en ese sentido, la línea H de subtes fue inaugurada por campaña política el pasado 30 de mayo, pero aún se encuentra sin prestar servicio a la sociedad.

 

Entre la gran cantidad de conmemoraciones de este importante hecho que se están realizando a nivel nacional, el eje principal está puesto en la Exposición “150 años en tres hectáreas”, realizada en La Rural, Palermo, Ciudad de Buenos Aires.

Allí se exponen a partir de ayer, entre otros, los subtes más antiguo (ver imagen) y más moderno. El primer tren que corrió en la primer línea de Subte de Argentina y Latinoamérica, y el último modelo más moderno que ingresó a la red, particularmente a la línea D, la cual hace poco cumplió 70 años de su puesta en funcionamiento.

Lamentablemente, la triste realidad que atraviesa el Subte en estos días, no es la mejor manera de celebrar tal acontecimiento.

enelSubte.com ampliará próximamente la cobertura de la exposición.

Comentarios