La mandataria lanzó duras recriminaciones a los boleteros del subterráneo, que dicen que la recarga del SUBE les causa tendinitis.

La Presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, se refirió en duros términos respecto a los boleteros del Subte que se niegan a cargar las tarjetas SUBE y Monedero alegando sobrecarga laboral y tendinitis. En un discurso emitido desde la Casa Rosada, la mandataria dijo que “parece que algunos no han atendido lo que está pasando en la Argentina.

A veces discuto, me enojo con algunos compañeros, pero decir sinceramente que te provoca tendinitis… Yo me subí al colectivo cuando estaban los colectivos acá para poner la tarjeta del sube. Yo vi a mi viejo trabajar durante años de colectivero, tenía que sacar boleto por boleto picando así, y nunca tuvo tendinitis de nada. Claro, vivió en una época donde había que trabajar y era más difícil hacerse el revolucionario porque vivía en un país que no era democrático”, señaló la Presidente ante los aplausos de los presentes.  Pero Cristina Kirchner profundizó la crítica, y se metió casi en una discusión política histórica que enfrentó, a lo largo de los años, al peronismo con sectores que se autodefinían como “revolucionarios”.

“Cuando hay gobierno como el nuestro, que ha hecho de su política de derechos humanos, de no criminalización de la protestas social que muchas veces son provocaciones, ser revolucionario es lo mas fácil que hay. Nunca pretendí ser revolucionaria, siempre fui peronista y muy humildemente, nada más”, señaló, ante un público que poco más que estalló de éxtasis. “Sigo apostando a la contemplación del otro, a la cordura, a la racionalidad, pero fundamentalmente a entender todo lo que todavía les falta a los demás.

Estos de la tendinitis eran también en el ejercicio de la libertad sindical, te acordás Tomada (al ministro de Trabajo) reconocimos al gremio en un ejercicio de la tan bien reclamada y bien entendida libertad sindical”, agregó la mandataria. Sin dejar de lado el tema, pero con un tono un poco más conciliador, la Presidente retomó el pedido de responsabilidad en los reclamos que ya había esbozado meses atrás. “Les pido a todos los argentinos, a los que tienen responsabilidades, a los que tienen un trabajo, una empresa, un estudio, que por favor pensemos un minuto no solamente en nosotros mismos, casi corporativamente,  todas esas actitudes egoístas, insolidadarias, son impropias de gente buena. Estoy  convencida que la mayoría de los argentinos somos gente buena”, dijo.

¿Está usted de acuerdo con la protesta de los sindicalistas del Subte?

Comentarios