Piccardo confirma cierre de la línea A el 12 de enero y “reduce” a la mitad flota La Brugeoise

Sería hasta el 8 de marzo, según anunció el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Juan Pablo Piccardo. Llamativamente, SBASE afirma que los coches belgas en funcionamiento son 55 cuando son 92, casi el doble. Los nuevos son apenas 45.

“El 12 de enero se cierra la línea para el recambio de coches que están viejos. Estimamos que el pazo es de 56 días, esto sería hasta el 8 de marzo”, dijo Juan Pablo Piccardo en un comunicado difundido por SBASE. No descartó que el plazo sea menor: “Por supuesto vamos a hacer todos los mayores esfuerzos para acortar días. Por ahora el plan que tenemos es que sería en ese plazo”, agregó Piccardo en declaraciones televisivas.

Tras difundirse la noticia, Subterráneos de Buenos Aires emitió un comunicado de prensa con los fundamentos oficiales de la paralización de la línea. A continuación, un breve repaso y análisis de algunas afirmaciones. La mayoría de las observaciones ya fueron desarrolladas por este medio en informes o notas dedicadas.

 

Comunicado de SBASE:

Los coches Le Brugeoise son en total 95, pero hoy solamente 55 están en funcionamiento: 33 están rotos y 7 se encuentran en mantenimiento.

La información es falsa y muestra un desconocimiento sorprendente sobre la realidad del servicio. Según confirmó a enelSubte.com la empresa concesionaria, las unidades La Brugeoise en funcionamiento son actualmente 92 y no 55 como afirma SBASE, empresa que hasta octubre de 2010 publicaba relevamientos periódicos del estado de su flota pero que ahora precisa una auditoría de medio millón de dólares para apenas conocer la antigüedad de los coches.

De una flota de 95 coches entre La Brugeoise originales y recarrozados, el coche 25 chocó a una formación Emepa por una maniobra mal hecha; y el coche 89 está abollado en un frente y puede ser reparado, pero le quitaron la viga donde asienta uno de los boguies para colocársela al coche Emepa 14. Dos formaciones fueron retiradas en julio por falta de mantenimiento y reincorporadas en diciembre. El resto de las formaciones, salvo esos tres coches, están todas listas para funcionar, paradas en las parrillas de Miserere y Primera Junta, y algunas en Polvorín.

Según la propia SBASE en el último boletín de control de la concesión publicado, la flota La Brugeoise ascendía entonces a 96 coches dentro de la concesión de Metrovías, 75 en servicio y 21 en mantenimiento, alistamiento o reparación de averías menores.

Entre otras tareas, el plan consiste en el retiro de los 55 coches Le Brugeoise de 100 años de antigüedad que hoy están funcionando para reemplazarlos por 45 nuevos coches con aire acondicionado y la más moderna tecnología.

La afirmación sobre “la más moderna tecnología” es subjetivo, ya que ante la imposibilidad de implementar el sistema ATP en forma inmediata los trenes chinos deberán ser equipados con el mismo sistema de seguridad de los viejos trenes belgas , que data de principios del siglo pasado. Si bien es uno de los más seguros, fue cuestionado por SBASE e incluso utilizado como argumento para retirar la flota de trenes belgas. Por otro lado, según trascendió los trenes no podrán poner a funcionar sus equipos de aire acondicionado, al menos por ahora, por la necesidad de hacer previamente algunas obras de adecuación de la infraestructura.
 

“De otra forma,  el cambio de formaciones llevaría no menos de 8 meses con los antiguos coches en marcha, tiempo inaceptable de acuerdo a las recomendaciones de la auditoria técnica realizada por el Metro de Barcelona”, agregó [Piccardo]. El informe final de la auditoría que realizó el Metro de Barcelona dice claramente “no se recomienda mantener la oferta comercial con trenes Brugeoise. Estos presentan una tecnología obsoleta que no cumple los estándares actuales de seguridad. Especialmente en lo que se refiere a los equipos de freno, estructura de caja y puertas. Se recomienda la retirada del servicio”.

La afirmación es indudablemente cierta, pero la retirada de servicio no implica que esta deba hacerse sin que exista reemplazo para la flota La Brugeoise ni de forma tan intempestiva que interrumpa la prestación del servicio, cuando incluso en anteriores recambios totales de la flota las pruebas se hicieron de tal modo que la operación se viera apenas afectada.
 

Tal como lo indica la auditoría realizada por el Metro de Barcelona el Taller Polvorín no está en condiciones de guardar 95 coches por falta de espacio (Por ley 2796 al menos 15 coches deben ser guardados por ser considerados Patrimonio Histórico).

Que la empresa propietaria de la red de Subtes desde el año 1939 deba consultarle a una auditoría internacional sobre la capacidad del taller Polvorín de su propiedad roza el absurdo.

•        Retiro de los 95 coches del túnel vía Taller Polvorín
•        Cambio de tensión de 1,100 V a 1,500 V
•        Alistamiento intensivo de las 9 formaciones chinas
•        Capacitación del personal, 70 parejas
•        Cambio de ruedas de los 25 coches Fiat

 

Distintos expertos, entre ellos directivos de Metrovías, ingenieros de Subterráneos de Buenos Aires y destacados ex presidentes de la empresa evaluaron que el plazo necesario para cambiar la flota sería de unos pocos días. Tampoco resulta urgente cerrar la línea por motivos técnicos, considerando que la línea A es la que ha registrado menos averías e incidentes en sus 99 años de servicio, y la que mayor inversión en seguridad y renovación de la infraestructura ha recibido en los últimos siete años. Los trenes La Brugeoise podrían aguardar nueve meses más en funcionamiento hasta que las tareas de reacondicionamiento de los nuevos coches chinos y de los coches Fiat puedan ser concretadas. Asimismo, el cambio de tensión podría realizarse una vez finalizadas dichas tareas, deteniendo la línea sólo tres días como máximo, durante un fin de semana.

En lo que respecta a las pruebas del nuevo material rodante, las mismas pueden ser realizadas en las restantes líneas, tal como ha ocurrido con los coches Alstom en el año 2002, los cuales fueron probados en la línea E en horarios nocturnos antes de ser colocados a funcionar en la línea D. Existen quienes especulan con que el Gobierno de la Ciudad busque potenciar el golpe de efecto con una reapertura “adelantada” de la línea.

Una vez reabierta, la línea contará con una flota de trenes moderna pero insuficiente, que según trascendió podría completarse no sólo con los Fiat Materfer que actualmente se encuentran en reparación general o prestando servicio en la línea D, sino también rebobinando coches La Brugeoise recarrozados por Emepa para que funcionen a 1500 Vcc. Cabe preguntarse si la sorpresiva “reducción” de la flota La Brugeoise no se debe a que SBASE no contabiliza los recarrozados por Emepa, cuyo aspecto metálico puede ocultar que mecánicamente son idénticos al resto de los coches belgas. Según Piccardo, la reducción de la cantidad de coches en servicio se vería compensada por el mejor rendimiento de los coches SATCo. El impacto en la frecuencia, de todos modos, recién lo conocerán los pasajeros en marzo.

Entretanto, el próximo viernes 11 será la última ocasión en que los pasajeros puedan viajar por el momento en los históricos coches La Brugeoise, de los cuales 15 serían preservados y adaptados para funcionar en ocasiones especiales. Otra parte de la flota, según Piccardo, será destinada a organizaciones de preservación del patrimonio, aunque el mismo presidente de la Asociación Amigos del Tranvía afirmó no tener todavía ninguna información al respecto. Hasta que eso se decida, irán a dormir a la intemperie.

Comentarios