Por pedido de las empresas interesadas, la Ciudad prorrogó la adjudicación de la licitación hasta agosto. Roggio podría ir a la Justicia si la obra se le adjudica a Techint.

 El Gobierno porteño decidió prorrogar hasta el mes de agosto la adjudicación de la licitación para extender la línea H hasta las estaciones Plaza Francia y Sáenz, informaron fuentes del GCBA a este medio.

Esta nueva postergación ocurre en medio de fuertes disputas políticas y comerciales entre los grupos Techint y Roggio, principales interesados en quedarse con la obra, y el Gobierno de la Ciudad.  El grupo Roggio presentó una nota de queja ante las autoridades porteñas al conocerse un informe del Ministerio de Hacienda que aconsejaba al jefe de Gobierno aceptar la oferta de financiamiento elaborada por el grupo Techint.  

Para Roggio, la oferta de su competidor no concuerda con las exigencias del pliego de la licitación: Techint propuso financiar los trabajos con fondos propios, lo que estaría prohibido en las condiciones.  Además, desde Roggio argumentan que la oferta de Techint se formuló sin autorización de los directorios de las empresas con las que forma una Unión Transitoria (UTE) para esta obra. Para Juan Pablo Piccardo, presidente de Subterráneos de Buenos Aires SE (SBASE), esto no es un impedimento para la adjudicación de la obra. “No hay ninguna objeción respecto al financiamiento propuesto por Techint y Dycasa”, dijo en declaraciones al diario Tiempo Argentino.  Sin embargo, desde Roggio no descartaron recurrir a la Justicia si sus quejas no son atendidas por las autoridades porteñas.

La oposición protesta

Para la oposición, una obra catalogada por el GCBA como “la más importante en 60 años” debería ser adjudicada luego de las elecciones locales.  “Los grandes contratos de obra pública de la Ciudad deberían ser discutidos después de la elección y no antes. Más allá de si están bien o mal, dejar hipotecadas las obras para el que viene me parece mal”, explicó el legislador peronista Diego Kravetz, quien agregó: “Todo estuvo parado un año sin que pase nada y ahora apareció un apuro. Antes de irse, están sacando todas las licitaciones grandes. Es lo mismo que pasó con la basura”.  Además, los opositores sospechan que detrás de la adjudicación de la obra hay un trasfondo político: caída su candidatura presidencial, a Macri le convendría sellar una alianza con Techint para asegurar su reelección en la Ciudad. 

Comentarios