Por 30 votos a favor, uno en contra y 21 abstenciones el oficialismo porteño consiguió una ampliación del presupuesto en 7100 millones de pesos. $ 429 millones se destinarán a subsidiar la tarifa del Subte y $ 220 para obras, entre las que se cuenta la instalación de aire acondicionado en las líneas B y D.

La ampliación presupuestaria que el jefe de gobierno Mauricio Macri solicitó a inicios de mes fue aprobada en la tarde de ayer por la Legislatura Porteña, en medio de acalorados debates y largas exposiciones por parte de los diputados.

El oficialismo porteño, que esperaba aprobar la iniciativa, cosechó 30 votos a favor entre los de su propio bloque, Bases para la Unión (que responde a Patricia Bullrich), Confianza Pública (del legislador Daniel Amoroso) y de dos diputados del Frente para la Victoria. 21 miembros de la oposición se abstuvieron de votar, mientras que el único voto negativo fue el del legislador Alejandro Bodart (MST), que ya había adelantado su posición al respecto.

Ayer el diputado justificó su oposición a la iniciativa señalando que: “Macri subsidia a Metrovías sin auditoría y encima posterga el plazo para hacerla […] y como el plazo legal para hacerla venció ayer, la posterga para después de la elección de octubre. El bloque K aprobó esa postergación injustificada, que favorece a la misma concesionaria que maneja el subte y el ferrocarril Sarmiento”, disparó en referencia a la extensión del plazo para entregar la auditoría realizada a Metrovías, que fue extendido hasta fines de octubre.

El incremento presupuestario contempla unos $ 650 millones de pesos más para SBASE, que serán divididos entre los $ 429 millones destinados a subsidiar la tarifa, cuyo aumento a $ 3,50 se encuentra frenado desde marzo por una medida judicial resultado de un amparo presentado por el diputado Bodart, y los $ 220 millones destinados a obras y reparaciones en la red.

Los fondos de esta última partida se invertirán en reparaciones de emergencia y mejoras generales y en la instalación de sistemas de aire acondicionado en las líneas B y D. Estas obras contemplarían la instalación de los equipos refrigerantes en los trenes y el equipamiento de las estaciones con extractores de aire para evitar la acumulación del calor emitido por los dispositivos.

Comentarios