La Justicia porteña ratificó con una medida cautelar el freno al incremento que había dispuesto la administración de Mauricio Macri a la tarifa del subterráneo, de $ 2,50 a $ 3,50.

Tras conocer la noticia, la vicejefa del Gobierno de la Ciudad, María Eugenia Vidal, catalogó la medida de “demagógica” y anticipó que su administración “va a pelear” para conseguir el aumento.

El juez Pablo Mántaras, a cargo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N°3 de la Ciudad de Buenos Aires, ordenó al Gobierno porteño con una medida cautelar suspender la entrada en vigencia del aumento en la tarifa del subte.

El magistrado pidió frenar la resolución N° 1798/SBASE/13 hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo debatida en el proceso, informaron fuentes judiciales.

La semana pasada, el magistrado había dispuesto la suspensión en forma precautelar y ordenado al Poder Ejecutivo de la Ciudad que en el plazo de dos días presentara un informe sobre el incremento tarifario.

Ahora, tras analizar esa información, decidió ordenar una medida cautelar y ratificar su decisión inicial.

Según la resolución firmada este lunes, “la entrada en vigencia del nuevo cuadro tarifario sin que la Ciudad hubiese instrumentado y ejecutado algún tipo de política pública permitiendo y asegurando el acceso al servicio a aquellas personas que no disponen de recursos suficientes para pagar la nueva tarifa, podría causar un perjuicio de muy difícil o, directamente, de imposible reparación ulterior”.

“Vamos a apelar. Este es un fallo demagógico y no hay nada que fundamente la decisión del juez. Vamos a ir ante la Cámara pero antes, como siempre hemos hecho, acataremos lo dispuesto por el juez”, resaltó Vidal.

En declaraciones radiales, la funcionaria señaló: “Tenemos una historia larga de fallos adversos y de judicialización de la política, pero nunca hemos desobedecido a la Justicia”.

Vidal, además, opinó que “de un juez espera que en sus fallos haga lo correcto y no lo que es popular”.

“Me parece que es un fallo que quiere quedar bien con los usuarios, pero le va a costar a los vecinos de la Ciudad un millón de pesos por día, como consecuencia de no aplicar el aumento y de que los fondos para que funcione el subte van tener que salir de otras partidas”, subrayó la vicejefa porteña.

La funcionaria destacó que “el déficit para que el subte funcione y abra sus puertas todos los días es del orden de los mil millones de pesos al año, a lo que hay que sumarle las obras de inversión necesarias que tienen que ver con seguridad y que no se hicieron en los últimos diez años”.

La semana pasada el freno judicial al incremento del subte había respondido al pedido del legislador porteño del MST, Alejandro Bodart.

Comentarios