En un reportaje exclusivo, el recientemente destituido director de SBASE Alejandro Franco denuncia el mal estado de los coches de la línea H.

“Si no se hace el mantenimiento que establece el contrato de concesión y el pliego, el coche no está bien mantenido, y si no está bien mantenido tiene mayor posibilidad de siniestro” explica, sereno, Alejandro Franco, director hasta hace muy poco de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), en un reportaje exclusivo con el sitio La Política Online.

Según pudimos constatar, la línea H de subterráneos, en la cual el gobierno porteño invirtió más de 200 millones de pesos para el primer tramo que va de Caseros a Once, será inaugurada el jueves 18 de octubre a pesar del recurso de amparo presentado por Franco ante la justicia contravencional de la Ciudad.

“Hubo una comunicación del jefe de Gabinete del Ministerio de Obras Públicas hablándome del malestar de Schiavi sobre alguna declaración mía”, dispara el ex director del organismo porteño cuando habla sobre su renuncia. La situación de los subtes, la inauguración de la línea H, la concesión de Metrovías y el reparto de subsidios en una extensa entrevista.

¿Se inaugura el sábado el subterráneo?

De acuerdo a las versiones que yo tengo por la nota de Clarín sí, estarían inaugurando. No sé exactamente qué inauguran, si inauguran el funcionamiento de la línea, si inauguran las instalaciones, si hacen una inauguración formal. La verdad que no lo sé, porque estoy desvinculado del organismo, a raíz justamente de haber hecho la presentación de un recurso de amparo…

Se desvinculó a raíz del amparo…

Me desvinculé, pero de todas maneras había una confrontación muy fuerte respecto de este tema porque yo hice una observación contundente respecto de la situación del material rodante que está afectado para el funcionamiento de la línea H.

¿Cuándo se desvinculó?

A fin de mes, a fines de septiembre…

Hace días…

Sí, sí…

A raíz de esto, digamos.

Claro. Ya había habido alguna controversia en la cual el ministro Schiavi se había fastidiado mucho por una carta que yo había sacado en el diario Perfil, que tenía que ver con la situación de las líneas de subterráneos en general y sobre la poca claridad respecto de la función de la autoridad de aplicación y el órgano de control, que en este caso son nacionales. Así que ya había habido un chisporroteo fuerte.

Pero en el caso de la línea H, la ciudad es la competente y tiene jurisdicción sobre el tema, y como el órgano de control es Subterráneos de Buenos Aires, si la autoridad de aplicación es el Ente Regulador de los Servicios Públicos, bueno… entonces, acá la situación era muy distinta.

¿Sabe cuál es la relación que hay entre la gente de Roggio, Metrovías, y los gobiernos nacional y porteño?

No tengo constancia de ninguna relación distinta a la de un ministro como Schiavi con una empresa. Ahora, lo que sí digo, y lo digo muy concreto, y se lo dije al ministro por escrito, es que van a inaugurar una línea con vagones que no tienen el mantenimiento que establece el contrato de concesión y el pliego de condiciones particulares.

Concretamente, las formaciones, ¿qué es lo que tienen?

No tienen el mantenimiento que tienen que tener…

¿Y hay peligro?

Lógicamente, si no tienen hecho ese mantenimiento, la posibilidad de un siniestro es mayor. Yo no puedo decir que el tren va a descarrilar pasado mañana. Lo que digo es que si no se hace el mantenimiento que establece el contrato de concesión y el pliego, el coche no está bien mantenido, y si no está bien mantenido tiene mayor posibilidad de siniestro.

¿Y por qué no se hace el mantenimiento? ¿Los talleres no están…?

No, no sé por qué no se hace, la verdad que no sé por qué no se hace. Son mantenimientos un poco más costosos porque los coches, establecen el contrato de concesión y el pliego de condiciones particulares, cuando llegan o superan los 300 mil kilómetros de rodamiento tienen que tener realizado lo que se llama un mantenimiento general. Es un protocolo técnico que pone un montón de especificaciones acerca de cómo hay que hacer ese mantenimiento. No es cualquier detalle esto. Para poner un ejemplo. Vos mañana tenés que cambiar los amortiguadores de tu auto, los sacás y los mandás a reparar o comprás nuevos… en un servicio público que lleva gente, no es así.

Hay todo un instructivo que determina cómo es, paso por paso, cada una de las condiciones que hacen al mantenimiento de ese coche. Sobre todo cuando llegó a esa instancia de rodamiento, cuando llegó a los 300 mil kilómetros de rodamiento. Hay que verificar todas las condiciones de seguridad, hay que verificar las cuestiones del chasis, internas, del coche. Hay que verificar unas serie de condiciones que establece el manual de procedimiento para este tipo de mantenimientos, que el concesionario no lo hace. Y acá, lo que yo digo, y no lo digo yo, esta es la obligación principal que tiene el concesionario.

No tiene muchas…

No tiene muchas. La obligación principal de Metrovías es mantener los bienes de la concesión, hacer un eficaz y eficiente mantenimiento de los bienes de la concesión, que son las estaciones, las escaleras rodantes, los baños, los talleres, los vestuarios y los trenes, que es lo más importante porque son los que llevan a la gente.

¿Pero entonces, por qué no hace esto Metrovías?

Yo lo que digo como cosa concreta es “señores, ustedes pusieron 20 coches, que los desafectaron de la línea C para que operen en la futura línea H…”

Metrovías dice que son de reserva…

No sé, podrán ser de reserva. Pero estos coches no tienen hecho el mantenimiento general. SBASE no tiene el protocolo técnico de esos coches, no se lo dieron. Ese protocolo técnico es la historia clínica de esos coches. ¿Cuándo hiciste la última revisión general?

Y eso, Metrovías no lo dio…

Claro. ¿Qué es lo último que le hiciste, cuál fue la última actividad que tuvieron de mantenimiento en este coche? ¿Cuándo van a hacer el próximo mantenimiento general? Eso no está, no lo tiene SBASE…

¿Y SBASE entonces por qué permite que la línea H funcione con estas formaciones?

Hay que preguntárselo al presidente y al directorio, hay que preguntárselo a ellos. Porque yo no estoy opinando porque a mí se me ocurre, yo opino sobre los informes técnicos que brinda SBASE, que brinda el personal estable de SBASE. No estoy opinando alegremente porque a mí se me cantó. Yo, por encomienda del presidente de Subterráneos, me aboqué a trabajar más específicamente en la Gerencia de Control de la Concesión, a seguir el movimiento de la concesión. Y en función de eso fui tomando todos estos informes que hacía la línea administrativa y la línea técnica del organismo.

Otro de los problemas que hay que preguntar es, bueno, cuando uno controla, resulta que lo que controla y lo que informa sobre ese control, al que está más arriba no le gusta, no sé… tenés dos opciones. O guardar en un cajón el informe, o lo mostrás y prendés las alarmas que tenés que prender en función de esto. Yo hice todas las comunicaciones pertinentes antes de efectuar el recurso de amparo. Yo le mandé una nota al presidente de SBASE informándole de esto, yo le mando una nota al ministro informándole de esto y adjuntándole el informe técnico del personal de SBASE, y no tuve respuesta.

¿No hubo ninguna respuesta de parte de nadie?

No… “si, está todo bien, no, los coches tienen que tener el mantenimiento general, obviamente, claro, sí”. Pero, por otro lado, seguían trabajando y haciendo cosas que no tenían que ver con lo que había que hacer. Los coches están depositados en lo que es el taller Colonia, que es un taller futuro que va a tener como operación la línea H. pero resulta que ese taller no está en condiciones de albergar ese tipo de trabajo, porque no tiene un puente grúa, no está el equipamiento ni la maquinaría que hace posible que se pueda hacer ese tipo de mantenimiento para esos coches. Entonces, pretenden sacar los coches en las condiciones en las que estamos.

¿Esto puede obedecer a un apuro para inaugurar rápidamente la línea por la campaña electoral?

Pero yo lo avisé con antelación, no me opongo a que esto se tome como acto de campaña, no tengo inconvenientes con esto. Yo avisé con bastante antelación…

¿Hace cuánto que avisó de esto?

Yo tengo estos informes del mes de junio, así que desde ese mes venimos hablando de esta situación.

Digamos, entonces, que si en la línea H pasa esto, en la línea C pasa lo mismo, porque los vagones son los mismos.

Seguramente que sí. Pero acá hay una diferencia: en la línea H, la autoridad de aplicación es la Ciudad de Buenos Aires. En las otras es la Nación. Yo también hice las correspondientes denuncias ante la Nación. ¿No? Hice un recurso de amparo, que trajo coligado que tenga que renunciar, independientemente que estaba la vocación y la voluntad del Ministro de que yo no estuviera más en el directorio de SBASE, básicamente porque necesita quien le apruebe el funcionamiento del OK de estos vagones.

Entonces, ¿hubo alguna presión de Schiavi para que usted renuncie?

Lo que hubo fue una comunicación del jefe de Gabinete del Ministerio hablándome del malestar de Schiavi sobre alguna declaración mía, anterior a este tema. Es simple. Si ellos quieren aprobar con el directorio de SBASE el funcionamiento de estos vagones, obviamente si estoy yo no lo pueden hacer. Entonces, necesitan tener quienes convaliden ese funcionamiento. Lo que están haciendo es violar una norma. Esta es la primera consecuencia y está relacionada con la cuestión de la seguridad, al margen de que esa es la obligación principal que tiene Metrovías.

Entonces, el concesionario que se abstenga a hacer lo que tiene que hacer, que es hacer el mantenimiento que establece el contrato que él firmó. No cualquier mantenimiento, ese mantenimiento, porque esto es servicios públicos, no es mi coche particular. Entonces, si esto no lo hace el concesionario, le van a transferir el costo del arreglo de esos vagones a la Ciudad, lo van a pagar los vecinos…

Y lo debería pagar la empresa…

Claro, pero lo van a pagar los vecinos con el ABL. Un coche de subte no es como un auto particular, que lo cambiás cada tres años. Esto requiere un mantenimiento, y si vos le hacés el mantenimiento adecuado, el coche anda 50, 60, 70 años. Muchos de estos vehículos son coches muy nobles, pero requieren la atención y la inversión que se establece que tengan que tener para que funcionen bien. Si no funcionan mal, se paran, se abren las puertas, tienen todos los problemas que tienen. Si el concesionario no cumple las obligaciones que tiene que cumplir, en el caso del resto de las líneas, yo se lo reclamo a la CNRT como efectivamente lo hice. Ahora, en la Ciudad el responsable soy yo.

Yo no vi a nadie de SBASE que dijera que estos coches tienen 300 mil kilómetros de rodamiento, y que si tiene que hacérseles el mantenimiento general, se los va a eximir, se va a eximir al concesionario de que haga esos services de mantenimiento. Si mañana sale el ministro y dice “no, los coches andan perfectos y no hace falta que se haga ningún mantenimiento” y saca una resolución, está bien, será así. Pero nadie lo dice. Están autorizando el funcionamiento de una línea que ni siquiera tiene la documentación concerniente a estos vagones, lo que ha decepcionado. Hasta el último día que yo estuve se le pidió a Metrovías esa documentación, y no la giró.

O sea que van a poner en funcionamiento una línea donde no se sabe los vagones cómo están y cómo van a funcionar.

Exactamente. Los vagones no tienen el mantenimiento que está establecido que tengan los vagones que alcanzaron esa cantidad de kilómetros de rodamiento.

Digamos que es una responsabilidad compartida entre Metrovías, el gobierno porteño y SBASE.

Metrovías es el concesionario, si yo no le juzgo que haga lo que tiene que hacer, el concesionario por ahí lo hace y por ahí no, o por ahí lo hace más o menos. SBASE tiene que controlar eso, es el señor ministro Schiavi el que tiene que controlar eso. Es una línea que salió más de 200 millones de pesos, que son cinco estaciones de lujo.

Alguien me decía que en realidad, en la línea H deberían haber hecho otro trazado, que el que está hecho está en barrios no populosos. ¿Es así?

Esto fue muy debatido en su momento. Pero la política respecto de las líneas de subtes, o de la construcción de subterráneos, podríamos decir que prácticamente es, sino la única, una de las muy pocas políticas de Estado que tiene la Ciudad. Porque la línea H se proyectó en el gobierno de Olivera, se ejecutó la mayor parte de la línea, por lo menos de este tramo, del tramo sur, durante el gobierno de Ibarra, y se termina la última parte de este tramo sur en el gobierno de Telerman. Hay continuidad, una actitud de emprender en conjunto algo que tiene que ver con el impulso de las nuevas líneas de subterráneos.

Pero en aquel momento hubo todo un debate si la línea tenía que llegar al sur, y había todo un reclamo de los sectores del sur de la Ciudad. Es cierto, la zona de Parque Patricios y San Cristóbal no es la más populosa, pero es una línea transversal, la importancia reside en otras cosas, no únicamente en la cantidad de gente que va a cargar. Pero de todos modos, yo creo que va a ser una de las líneas más rentables, porque esa línea va de Pompeya a Retiro, cruza todas las otras líneas. Va a ser una línea con mucho movimiento.

Lo saco de la línea H, lo llevo al tema subsidios. Metrovías es una de las concesionarias que tiene cada vez más subsidios, y la gente se queja que no funciona como debería y que no hay mantenimiento. ¿Cuál es su visión?

Yo leí un artículo donde la Cámara de Diputados pedía informes acerca de los subdisios al transporte, porque no tenía claro cómo era el procedimiento y cómo era la distribución en la entrega de subsidios. El conocimiento que uno puede tener respecto a en qué se destina el subsidio es bastante relativo. Lo que sí es importante para destacar, y saliendo de la cuestión de la H, es que la Ciudad tiene que tener el control de los subterráneos. El subte es tanto o más porteño que el tango y que el Obelisco. En el año 98, ya hecha la concesión con Metrovías, se estableció que el control de los subterráneos iba a pasar a la Ciudad de Buenos Aires, mediante el decreto 393 del Poder Ejecutivo Nacional.

¿Y por qué, entonces, la Ciudad no tiene el control en los subtes?

La verdad que no lo sé, no se entiende. ¿Qué hace la CNRT controlando los subtes? No tiene ningún asidero y explicación. El usuario del subterráneo no sabe dónde quejarse. Nadie le da una respuesta concreta.

Usted está en SBASE desde abril de 2005. ¿Cómo califica la concesión de Metrovías?

La concesión de Metrovías tiene serias dificultades, sobre todo en estas cosas, como el mantenimiento, la frecuencia de los servicios, en la cantidad de coches que se ponen en funcionamiento en las horas de mayor demanda y en las horas que se llaman valle, que es el horario de menor demanda.

¿Debería, entonces, haber más formaciones en las horas pico, como piden los usuarios?

Por supuesto. Desconozco por qué no lo hace Metrovías, o por qué no tiene los vagones en condiciones, o por qué no tiene la suficiente cantidad de coches para hacerlo. Pero la empresa, todos los años, va a la CRNT y le dice “estas son la cantidad de formaciones que yo voy a sacar en el horario de 6 y media de la mañana a 11, que es le horario pico, y estas son las formaciones que yo voy a sacar en el horario que se llama valle, de baja demanda”. La CNRT lo aprueba, lo firma, y esa es la frecuencia. Y de hecho no lo cumplió, puso menos coches en servicio que los que había establecido.

Más allá del amparo presentado y de lo que usted dice de la línea H, ¿cuál es la situación general, entonces, de todas las líneas de subterráneos?

Hay un informe crítico del personal técnico de SBASE respecto de los coches de todas las líneas, que está directamente relacionado con lo que hablamos de la H. No tienen el mantenimiento que tienen que tener. O somos permisivos con el control y nos hacemos los tontos y convalidamos lo que los otros saben pero no dicen, o lo reclamamos. Este es el verdadero dilema acá. Yo me podría haber quedado mucho más cómodo y no controlaba absolutamente nada, ni de la H, ni de las otras líneas.

¿Cómo sigue la situación luego de la presentación que hizo?

Yo estoy desvinculado del gobierno de la Ciudad en función de esta situación y por una seria controversia con el organismo en el cual trabajé y con el Ministerio. No tengo planteo que hacerle al jefe de Gobierno respecto de esto, porque yo no sé si el estaba al tanto o no. Pero, ¿la Ciudad invirtió más de 200 millones de pesos en esta línea y no se puede invertir en el mantenimiento que establece el contrato de concesión?

¿Hay cierta complicidad de la Nación también? Siempre se habló de la relación entre Roggio y Jaime, ambos de Córdoba…

La verdad que respecto del funcionamiento de la CNRT y respecto del funcionamiento de la Secretaría de Transporte en un montón de cosas, creo que hay una visión muy crítica. Y si no, hay muchos juicios acumulados en contra de los funcionarios que están al frente. Alguna razón tendrán.

¿Se comunicó alguien de la Secretaría de Transporte o de la CNRT con usted a raíz de esto?

No, y no creo que pase. Que quede claro que yo no me opongo a que se inaugure la línea H, pero con estos coches no, y que el concesionario haga lo que tiene que hacer, se llame Roggio o como se llame. Ahora, si hay otra cosa, por lo menos que lo digan. En esas condiciones, los coches seguramente puedan andar, pero si no tienen mantenimiento, sobre todo por la experiencia que tiene la Ciudad de Buenos Aires. Se supone que tenemos que ser mucho más atentos…

Por el antecedente de Cromañón…

Obviamente.

¿Puede llegar a pasar algún siniestro de esa magnitud?

No, no lo creo. Pero en un servicio público que transporta mucha gente todo el tiempo, vos tenés cuestiones muy rigurosas que hacen a la seguridad, al mantenimiento, a los controles, a la calidad, al confort. Si no, no es un servicio público.

por Federico Mayol

Comentarios