enelSubte.com accedió al fallo judicial que confirmó la medida cautelar que protege a la totalidad de la flota histórica de la línea A. La resolución judicial confirma que el GCBA no tomó los recaudos necesarios para evitar el deterioro de los coches estacionados en Mariano Acosta e hizo hincapié en que la propia SBASE admitió el valor histórico de las unidades. Mientras tanto, las obras del galpón destinado a protegerlas aún no han comenzado.

Tras poco más de 99 años de servicio ininterrumpido, las unidades La Brugeoise que conformaban la dotación principal de la flota de la línea A fueron radiadas en enero pasado. A partir de allí el servicio se interrumpió por dos meses para permitir la puesta en marcha de los trenes CNR con los que se reabrió el servicio en marzo de 2013.

Un total de 18 coches fueron reservados en el Taller Polvorín (aquellos cuya condición patrimonial estaba garantizada por la ley 2796 y algunas pocas unidades más), mientras que 78 unidades, entre Brugeoise de carrocería de madera y coches reformados por Emepa, de carrocería metálica, fueron trasladadas gradualmente al Taller Mariano Acosta del Premetro.

Sobre estas desguarnecidas unidades la jueza Elena Liberatori dictó una medida cautelar motivada por un recurso de amparo presentado por la legisladora María Rachid (FPV). Este recurso judicial hizo extensiva a la totalidad de la flota la condición de protección de que gozaban las unidades tipificadas en la ley 2796.

La Ciudad apeló esta resolución, pero la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario rechazó la misma, considerando que la administración incumplió las disposiciones establecidas por la medida judicial de primera instancia, además de pretender negar el carácter histórico de una porción de la flota, acompañando documentación que indicaba lo contrario.

Las unidades, estacionadas al aire libre en un predio con escasas condiciones de seguridad, hubieran sido víctimas de un deterioro irreversible de no mediar la resolución judicial. Las lonas de PVC que SBASE adquirió para cubrir los coches fueron consideradas insuficientes por la Justicia, ya que en inspección ocular pudo comprobarse que las mismas habían permitido la filtración de agua de lluvia y que como producto de su propia oscilación habrían ocasionado la rotura de ventanillas.

Fragmentos de vidrio sobre un asiento de Brugeoise en Mariano Acosta.

En función de este diagnóstico se acordó un cronograma de “retiro parcial de lonas, apertura de puertas y ventanas” para ventilar un total de cinco coches por día exceptuándose, por razones obvias, su práctica en días de lluvia.

Por otra parte los jueces Carlos Balbín y Mariana Díaz interpretaron que “es la propia demandada (la Ciudad) quien conforme a sus dichos admitiría el valor histórico de tales coches, circunstancia que da origen a su obligación preventiva de preservarlos”, conclusión que los magistrados obtienen luego de analizar la documentación presentada por la propia SBASE para justificar lo contrario (por ejemplo, el “Programa de Preservación Patrimonial de los coches La Brugeoise”).

Asimismo, consideran los jueces, no hay razón para excluir de la protección a algunos coches de la flota teniendo en cuenta la vigencia de leyes que garantizan la condición patrimonial de coches de similar construcción y antigüedad y prácticamente idéntico diseño. “Ambas partes son contestes en el valor histórico cultural que podría tener la flota La Brugeoise”, concluyen los magistrados.

Los recaudos y medidas de seguridad que SBASE debía tomar tampoco se cumplieron en su totalidad, entre ellas la refacción del muro perimetral y la colocación de alambrado e iluminación para desalentar intrusiones. Ni las lonas ni las promesas de mejorar la seguridad lograron evitar la sustracción de 80 comandos de conducción, 10 asientos, tulipas y agarraderas.

La obra más importante de todas, la construcción de un galpón para albergar a los 78 coches depositados en Mariano Acosta y para la que se llamó a una licitación (N° 149/13) en mayo pasado, no ha sido encarada ni adjudicada: ni siquiera se ha publicado la apertura de sobres hasta el día de hoy, cuando nos acercamos al primer aniversario de la jubilación de los Brugeoise.

Luego de que la Justicia desestimara la apelación presentada por la Ciudad, SBASE anunció el envío de un proyecto a la Legislatura “antes de fin de año” para decidir el destino final de los coches. Según se informó el proyecto se estaría trabajando con asociaciones civiles y museos ferroviarios de distintas ciudades del país.

Comentarios