Joe Biden ha sido un promotor y defensor del transporte ferroviario de pasajeros, que en Estados Unidos administra la empresa estatal Amtrak. Al abandonar el cargo de vicepresidente, Biden volvió a su hogar en Delaware en el Acela Express, un tren de alta velocidad.

"Por qué Estados Unidos necesita trenes", escribió en 2010 el ex vicepresidente en la revista de Amrak.
“Por qué Estados Unidos necesita trenes”, escribió en 2010 el ex vicepresidente en la revista de Amtrak.

El vicepresidente saliente de los Estados Unidos, Joe Biden, abandonó Washington D.C. de una particular manera. Fiel a su imagen de hombre del pueblo y a su historial en la defensa y promoción de los ferrocarriles, tomó un tren de Amtrak, la empresa estatal que administra los servicios de pasajeros, hacia Delaware, su estado natal. 

En compañía de su esposa Jill y del senador Tom Carper (Demócrata), Biden abordó el Acela Express de las 13 horas en la Union Station de Washington con destino a Wilmington, Delaware, donde llegó unas dos horas más tarde, siendo recibido por una manifestación de apoyo y la banda musical de la Universidad de Delaware.

Rodeado por la prensa, antes de subir al tren exclamó “Back on Amtrak!” (“De regreso en Amtrak”). “Vuelvo a casa en Delaware de la misma forma en que lo he hecho durante 44 años: en tren”, manifiestó Biden en las redes sociales. El ahora ex vicepresidente, que días atrás fuese condecorado por Barack Obama con la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta distinción civil que otorgan los Estados Unidos, solía ser un usuario regular de los trenes de pasajeros durante su largo mandato como senador (1973 – 2009).

Comentarios