Por un costo cercano a $ 300.000 por estación se instalarán nuevos sistemas de información, seguridad y conexión a internet. Las mejoras debutarán en la estación Parque Patricios de la línea H y en la parada "Nueve de Julio" del Metrobus. El servicio de wi-fi había sido instalado originalmente por Metrovías en 2007.

El primer día hábil de enero de este año, la ciudad tomó a su cargo el servicio subterráneo. A partir de ese momento, y luego de un año perdido entre peleas y discusiones, desde la comuna comenzó a delinearse un plan de obras de “emergencia”, como la limpieza profunda en algunas líneas y la revisión general a determinados coches.

Aunque queda mucho por hacer, las mejoras proyectadas para los próximos meses indican que ha llegado el momento de modernizar y sumar confort al servicio: habrá conexión wi-fi, pantallas con información para el usuario, más cámaras de seguridad, sensores de temperatura y contaminación y terminales para realizar trámites. Los cambios se extenderán también a la red de Metrobús.

El mes próximo comenzarán las obras en la estación Parque Patricios de la línea H y también en la parada denominada “9 de Julio” del Metrobús que correrá por esa misma avenida. En estos dos puntos los nuevos sistemas funcionarán a prueba durante un tiempo. Y luego de los ajustes que resulten necesarios, se pondrán en práctica de manera masiva.

Llevar wi-fi gratuito al subte es un trabajo que encuentra antecedentes en el año 2007. Por entonces, la concesionaria Metrovías había dispuesto routers inalámbricos en casi todos los andenes de la red. El servicio funcionó durante un tiempo, incluso en algunos puntos aún permanece activo, pero la navegación resulta casi imposible. Desde el Ministerio de Modernización porteño, que articula la implementación de algunas de estas mejoras con otros actores como SBASE, Metrovías y la Policía Metropolitana, estiman que para fin de año el corredor Nueve de Julio del Metrobus y al menos 10 estaciones de subte quedarían equipadas con estas tecnologías.

Fuentes del Gobierno confirmaron que además se está trabajando para llevar wifi a los túneles, en el caso de subte (para evitar cortes en la conexión durante el viaje), y al interior de los colectivos del Metrobús, aunque en este caso dependerá de las empresas de transporte.

Otro elemento novedoso son las pantallas touch, que por cuestiones de seguridad, en principio sólo llegarán al subte. En ellas se podrá obtener información cartográfica (calles y comercios cercanos, por ejemplo) y también los detalles de la agenda cultural del Gobierno porteño.

Para las dársenas de la red de Metrobús quedarán las terminales de autoconsulta desde las que se podrán realizar trámites y reclamos online y operar aquellas aplicaciones que utilicen mapas como soporte. En ellas también se sertá posible consultar sobre eventos a desarrollarse en la Ciudad.

En otras pantallas, que estarán en todas las estaciones pero no serán interactivas, habrá información de utilidad para el usuario. Los pasajeros encontrarán allí datos sobre la frecuencia del servicio. Y, conectadas a sensores, registrarán valores de temperatura, humedad, niveles de ruido e iluminación, monóxido y dióxido de carbono, humo y presión.

Estos valores serán utilizados para conformar un índice de confortabilidad que permitirá detectar las acciones a realizar para mejorar la calidad de vida de las personas que transitan estos ambientes. A futuro, según indicaron desde el Ministerio de Modernización porteño, habrá otros sensores que brindarán información sobre la cantidad de pasajeros en la red.

“Tratamos de empujar proyectos empleando nuevas tecnologías pero que tengan un valor para el ciudadano. Es decir, que mientras una persona espera el subte o el colectivo, pueda hacer cualquier trámite sin tener que ir a una oficina de la Ciudad”, explicó Andrés Ibarra, titular de esa cartera.

La Policía Metropolitana también instalará más cámaras de seguridad a medida que avance el plan. En toda la Ciudad hay unas 2 mil. Llegar a todas las líneas del subterráneo y Metrobús, implicaría aumentar ese número un 5 por ciento.

El costo de modernizar una estación aplicando todos los servicios ronda los 300 mil pesos. La inversión sólo para la red de subte sería de alrededor de 20 millones de pesos.

por Perfil y enelSubte.com

Comentarios