El Gobierno de la Ciudad busca instalarlos para fomentar el uso de la bicicleta. La idea forma parte del plan de extensión de la red de bicisendas.

En el marco del plan del Gobierno porteño para extender la red de bicisendas, buscarán también instalar bicicleteros en las estaciones del subterráneo para que los pasajeros puedan dejarlas allí y pasarse a los trenes.  Así informó Guillermo Dietrich, subsecretario de Tránsito de la Capìtal, quien puntualizó además que los proyectos para hacerlo ya están desarrollados.  Sin embargo, aún no han informado cómo se instrumentará el servicio ni en qué lugar de las estaciones serán colocadas cuando una de las quejas recurrentes de los usuarios del Subte es, precisamente, la falta de espacio en andenes, entrepisos y pasillos.

Dietrich adelantó que el GCBA trabaja para extender los actuales 25 kilómetros de ciclovías a un total de 85.  El funcionario fundamentó sus dichos argumentando que el Gobierno posee encuestas que dicen que el 60% de los ciudadanos se desplazaría en bicicletas de existir una red de ciclovías segura e interconectada, además de contar con estacionamientos para guardar los rodados.  En este sentido, precisó que está en estudio un decreto para obligar a los estacionamientos a aceptar la guarda de bicicletas a un precio que sería un 10% de aquel que cobran a los automóviles.

Sin embargo, el optimismo del funcionario choca con las críticas de los vecinos que viven sobre las calles en donde ya hay bicisendas activas.  Por ejemplo, aquellos que habitan sobre las calles Rincón y Virrey Cevallos se quejan de que sólo quedó disponible un carril para la circulación de autos ya que la mano izquierda está ocupada por la bicisenda, mientras que la derecha por autos estacionados.  Además, dicen que los carriles exclusivos para bicicletas son utilizados para pasear perros, estacionar vehículos de carga y descarga y por motociclistas que circulan a altas velocidades y ya han atropellado a varias personas que intentaron cruzar.

 

Comentarios