La línea C sigue aguardando obras de renovación, mientras le construyen dos túneles al transporte automotor para sortear semáforos. AUSA licitó la obra por 127 millones de pesos a Cartellone, suegro del presidente de la compañía. El conjunto del Metrobus Nueve de Julio terminará costando 300 millones de pesos; por un tercio de ese dinero podrían tenerse 16 trenes en la línea C corriendo con ATP cada 90 segundos.

El Metrobus Nueve de Julio, la nueva obra estrella del gobierno porteño, terminará costando mucho más que los 175 millones que lleva gastados hasta ahora. La empresa estatal porteña Autopistas Urbanas S.A. (AUSA) licitó la construcción de dos túneles exclusivos para transporte automotor de pasajeros en la salida a Constitución del corredor Metrobus por 127 millones de pesos.

Una vez que se realicen los túneles, la obra en su conjunto habrá costado al erario público cerca de 302 millones de pesos.

Los túneles, con sentido único de circulación, tendrán una calzada de seis metros de ancho para permitir la circulación de un colectivo a la vez más un carril de sobrepaso, a los que se sumará una vereda de 1,2 m. para utilizar en casos de emergencia. El trazado de los mismos unirá la intersección de Nueve de Julio y Carlos Calvo con el área de Plaza Constitución, saliendo a la luz a la altura de la calle homónima.

El objetivo de dichos túneles es sortear el semáforo ubicado en la esquina de Nueve de Julio y San Juan, donde un cruce en tijera permite el ingreso de los colectivos a los carriles centrales en sentido inverso a la circulación habitual.

Las obras comenzarán el verano próximo y demorarán unos 22 meses. La firma que resultó elegida en carácter de preadjudicataria fue Cartellone Construcciones Civiles, lo que despertó suspicacias en la oposición local. Cartellone es el suegro del presidente de AUSA, Gustavo Matta y Trejo. Desde la estatal manifestaron que la elección se debió a que la constructora ofreció el precio más bajo.

Un informe publicado por este medio reveló en mayo pasado que las obras de modernización integral de la línea C (ampliación de flota de trenes e instalación completa de los equipos del sistema ATP – Automatic Train Protection en formaciones y túneles) tendría un costo aproximado de 96 millones de pesos, apenas un tercio de los 300 millones que terminará costando el Metrobus con túneles incluidos. 

Comentarios