Esta semana han comenzado los primeros trabajos relevantes de la esperada obra de extensión de la Línea E, desde su cabecera actual en Bolívar hasta la Terminal de Retiro.

El primer día del año 2006 el subte recibió la noticia de la ampliación, pero no fue recién hasta febrero de este año que se adjudicaron las obras. Las mismas estarán a cargo del Grupo Roggio, holding que controla la empresa Metrovías S.A., actual concesionaria del Subte.

Con un costo de $346 millones de pesos, se fijó la inauguración de los trabajos para el año 2010, contemplando la construcción de tres estaciones y una cochera subterránea.

Aunque la empresa ganadora de la licitación tenía plazo de hasta 60 días luego de la adjudicación de las obras para presentar datos sobre el desarrollo de la ingeniería del proyecto ante la Secretaría de Transportes de la Nación, Fotolog Subtes ha tenido acceso al material que revela cómo serán construidas las futuras tres estaciones en una de las zonas más concurridas y valiosas de la Ciudad.

De los dos diseños posibles para la estación Correo Central -que combinará con la Línea B- todo dice que se hará efectivo el que ubica al hall central de la misma sobre la cuadra del acceso principal al Correo Central, que será reinaugurado también en 2010 junto a las celebraciones del Bicentenario.

En cuanto a la estación Catalinas, estará ubicada bajo la Av. Leandro Nicéforo Alem y Av. Córdoba. El estilo de la estación será acorde a la modernidad de la zona circundante. Sus amplios espacios y construcción con el método Cut&Cover le darán a la estación un diseño muy similar a la estación Juramento de la Línea D.

Por último, la estación Retiro, donde se podrá combinar con la Línea C, se caracterizará principalmente por ser una de las estaciones más monumentales de la red, con una construcción de doble caverna, lujoso hall central, amplios pasillos, numerosos y cómodos accesos y andenes espaciosos.
La misma estará emplazada bajo la Avenida Del Libertador entre Juncal y Esmeralda, facilitando el acceso a la estación del Ferrocarril Mitre y a la actual estación Retiro de la Línea C.

Según pudo averiguar este medio, las obras arquitectónicas (la última fase de la construcción) contemplarían un diseño ambientado totalmente a la época, tal como las actuales estaciones del Ferrocarril Mitre y Belgrano, las cuales datan de principios del siglo pasado, decoradas con estilos francés e inglés respectivamente.

Las obras visibles para los vecinos recién se harán notar dentro de cuatro meses, cuando en las cercanías de la Plaza de Mayo se instale el obrador secundario, ubicándose el principal a metros de la Torre de los Ingleses, en Retiro.

Aún no se han definido los detalles de la cochera subterránea a construirse, pero pronto habrá más noticias acerca de la línea rezagada que ha comenzado a despertar.

Comentarios