Transporte busca habilitar cuanto antes los servicios a City Bell y dio luz verde a un diagrama que contempla trenes con frecuencia de entre 45 minutos y una hora. Además, las formaciones no se detendrán en Hudson ni Pereyra: allí había andenes provisorios, pero los sacaron, y la construcción de los definitivos está demorada. Protestas de los vecinos.

Urgidas por los reclamos sociales y los tiempos electorales, las autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación dieron luz verde a un precario programa para garantizar la extensión de los servicios eléctricos de la línea Roca desde Berazategui, donde terminan actualmente, hasta City Bell.

De acuerdo con este diagrama, que ya fue oficializado y ya fue elevado a los gremios ferroviarios, algunos trenes finalizarán en Berazategui, con frecuencia similar a la actual, mientras que cada 45 minutos uno continuará a Villa Elisa y cada una hora habrá uno a City Bell.

La baja frecuencia de estos servicios se debe a que todavía no están finalizadas las obras de la subestación eléctrica Quilmes. Como hasta ahora, las líneas de contacto reciben energía desde la subestación Temperley, lo que actúa como una limitación para incrementar las prestaciones con menores tiempos de espera.

Pese a esto, desde Transporte salieron a aclarar que las pruebas realizadas el último fin de semana dieron resultados muy positivos y no se detectaron imponderables” en la alimentación eléctrica.

En Hudson habían armado andenes provisorios frente a la maltería, pero los desmontaron. Ahora piensan habilitar el servicio pero sin parar allí. Los vecinos se movilizaron y cortaron las vías.

Pero esa no es la única seña de improvisación: los trenes pasarán sin detenerse en las estaciones Hudson y Pereyra, lo que motivó fuertes protestas de los habitantes de la zona, que este miércoles cortaron las vías interrumpiendo las pruebas dinámicas para exigir que se habiliten las paradas.

Originalmente estaba contemplado que los trenes pararan allí: en 2015, la empresa OCSA montó en ambas estaciones andenes provisorios de similares características a los instalados en el resto del ramal. En diciembre pasado, tras la adjudicación de la obra de elevación definitiva de andenes (lote A, estaciones Plátanos, Hudson y Pereyra) a la empresa Coninsa, se decidió que los andenes provisorios serían desmontados a pesar de no haberse utilizado nunca. La cuestión se empantanó el mes pasado cuando la constructora a cargo de la elevación definitiva entró en una disputa con Trenes Argentinos Infraestructura por desacuerdos en el presupuesto oficial de la obra.

Si bien la plataforma provisoria de Plátanos pudo ser reconstruida durante febrero, las de Hudson y Pereyra no corrieron la misma suerte. En tanto, City Bell continúa siendo la única estación que ya cuenta con sus andenes elevados definitivos. Las obras de esa estación modelo habían sido ejecutadas durante 2015.

Comentarios