En diálogo exclusivo con enelSubte.com, el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra formuló duras declaraciones respecto a la gestión de Mauricio Macri en los subterráneos. Acusó a la actual gestión porteña de "vaciamiento" de la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires, y de interesarse en la expansión de la red sólo "cuando me dejan endeudarme". Aseguró que, de haber recibido la jurisdicción del Subte durante su mandato, "le hubiera dado la operación de la red a SBASE".

El ex jefe de Gobierno de la Ciudad, Aníbal Ibarra, formuló duras declaraciones respecto a la política del macrismo para el Subte.  En diálogo con enelSubte.com, Ibarra destacó la relevancia que se le había dado a Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) durante su gestión y acusó a Macri de “renegociar situaciones contractuales a favor de las empresas” mientras se provocaba “no sólo un vaciamiento de recursos humanos sino de presencia en la gestión y planificación de los subterraneos de la Ciudad de Buenos Aires”.

¿Cuál es su opinión respecto al proceso de transferencia del Subte a la Ciudad?

Estoy de acuerdo en que la competencia sobre el Subte pase a la Ciudad de Buenos Aires.  El Subte es un servicio eminentemente local que empieza y termina en la Ciudad y que desde hace años debería estar bajo jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires.  Cuando era jefe de Gobierno tuve dos reuniones normales con (el ministro de Planificación, Julio) De Vido porque había una intención de transferir el subterráneo a la ciudad.  Después esto quedó relegado, pero había habido una decisión de Néstor Kirchner de avanzar en esto.  Habíamos empezado a hablar de la transferencia, de los subsidios, las tarifas y los recursos pero quedó en la nada.

¿A quién le hubiese entregado usted la operación de la línea H de haber sido jefe de Gobierno cuando se inauguró?

Se la hubiese dado a Subterráneos de Buenos Aires.  Nosotros hicimos una apuesta muy fuerte por jerarquizar SBASE, una empresa del Estado con profesionales que eran los que trabajaban en los pliegos, los controlaban. Tanto personal jerárquico como empleados trabajaron mucho en las licitaciones y en los controles.  Era una empresa cuyo funcionamiento era un orgullo para la Ciudad de Buenos Aires y había un respeto del sector privado por SBASE.  La idea era que (la línea H) estuviera dentro de la jurisdicción pública, lo que no ocurrió y luego hubo un vaciamiento ex-profeso de SBASE.

¿Cuál sería su actitud, de ocupar la jefatura de Gobierno, sobre continuar con la concesión de la red a Metrovías?

El gobierno de Macri ha sido muy favorable a renegociar situaciones contractuales a favor de las empresas, tanto de Metrovías como de las constructoras.  Durante los primeros años no aumentaron ni medio metro el Subte y sin embargo ejecutaron importantes partidas presupuestarias por renegociaciones de contratos. No me extraña que ahora trate de consolidar esa línea y obviar que la Ciudad va a tener la competencia y las herramientas para no sólo renegociar sino dejar sin efecto el gerenciamiento de la toda la red, y entregársela a Subterráneos de Buenos Aires, no sólo la H.

¿Qué va a hacer, desde su posición como legislador, sobre este tema?

Políticamente nuestra posición es debatir, no tenemos mayoria.  Macri tiene el poder del veto, pero sin perjuicio de eso estamos dispuestos a dar la discusión y a avanzar en una mayor presencia publica en el subterráneo, sobre el que la Ciudad ha tenido responsabilidad sólo en la construcción y todo lo demás ha dependido prácticamente en su totalidad del sector privado.  Creemos tambien que hay que incluir no sólo el aumento de las frecuencias sino tambien del horario de funcionamiento del subterráneo, que debe encararse como un servicio público esencial de la CABA.

¿Cuál es su opinión sobre la política del gobierno de Macri respecto a SBASE y a las ampliaciones de la red?

Durante la campaña (para jefe de Gobierno) del año 2003, Macri decía que la línea H era un túnel que no iba a ningun lado, casi diciendo que no tenía ningún sentido.  Llegó y lo primero que hizo fue desfinanciar a SBASE a pesar de que la Ciudad le había puesto recursos.  Los recursos los usó para renegociar contratos y no para ampliar el Subte, y las ampliaciones sólo las hizo cuando se endeudó, no con recursos propios.  En la filosofia de Macri, “sólo presto atención si me dejan endeudarme para ampliarlo”.  Está claro que como se trata de una obra costosa, que lleva tiempo, que generalmente inauguran otros como hizo él que todo lo que viene inaugurando ya estaba prácticamente terminado durante de mi gobierno, lo cierto es que es algo que no le interesó a esta gestión.  Han generado una falta de apoyo total hacia SBASE provocando no sólo un vaciamiento de recursos humanos sino de presencia en la gestión y planificación de los subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires.

Comentarios