Enfrentamientos políticos ponen en peligro el avance del subterráneo en Córdoba. El Gobierno nacional amenaza y no concilia al advertir que se llevará el subte a Rosario.

La antigua disputa entre las ciudades de Rosario y Córdoba es fogoneada por estos días con amenazas por parte del Gobierno nacional de llevarse el subte a la gran ciudad santafesina de no avanzar en una solución política que permita a los cordobeses aprobar el proyecto.

Hace algunos días que comenzaron a circular versiones que advierten sobre el conflicto de poderes que existe entre el municipio y la gobernación de la provincia, conflicto del cual además forma parte la Nación por la diferencia de banderas políticas.

Esto ha complicado la aprobación necesaria del proyecto que requiere del Poder Legislativo de la Ciudad. Los enfrentamientos entre Daniel Giacomino y Luís Juez generan piedras en el camino para que el Concejo Deliberante mediterráneo pueda obtener el quórum necesario y dar vía libre al convenio que la Secretaría de Transporte de la Nación debe realizar con el municipio para gestionar las obras que demandarán US$ 1.200 millones.

Si bien los conflictos están latentes hace días, este medio optó por la prudencia que requiere la situación, al poner en riesgo información no fidedigna que aumente el conflicto que ya existe entre ambas ciudades.

El intendente de la ciudad de Rosario, en medio de la disputa, anunció que “estamos dispuestos a recibir con los brazos abiertos los más de 1.200 millones de dólares de inyección en la economía a partir de la ejecución de la obra”, en respuesta así a la presunta advertencia del Ejecutivo nacional de llevarse el subte a dicha ciudad en caso de no prosperar en Córdoba. Las próximas horas serán decisivas, ya que la iniciativa tomará hoy estado parlamentario, y con ello se harán públicas las posturas, para deducir luego si el proyecto finalmente se queda en la Docta o se muda a Rosario.

La disputa entre ambas ciudades colocó al medio de transporte subterráneo en el centro del debate, ya que si bien Rosario lleva un buen tiempo bajo análisis de la posibilidad de medios de transporte eficaces que puedan terminar con algunas estaciones bajo tierra, Córdoba, con menos tiempo de propuestas en este sentido, pero con más afinidad con el Gobierno nacional y mayor población que Rosario, recibió la bendición de la asignación presupuestaria. Rosario, con fondos propios, al menos por ahora, se ve imposibilitada de ejecutar un transporte de tal envergadura.

Desde la Secretaría de Transporte de la Nación, organismo que le dio luz verde a la propuesta del Consorcio Metro Córdoba -conformado por las empresas Iecsa, Ghella y Alstom- se escuchan también versiones relacionadas con la mudanza de los 1.200 millones de dólares a Rosario. La Secretaría también recibió un proyecto del Grupo Roggio para ejecutar el subte cordobés, lo que generó en parte la postergación del llamado a licitación programado en un principio para el pasado 5 de junio. La nueva fecha es, por ahora, el 3 de julio, a menos que las disputas cordobesas lleven el proyecto a foja cero. 

Notas relacionadas
¿Subte en Córdoba?

¿También Rosario?

Comentarios