Hoy llegan dos coches de prueba desde Madrid

De acuerdo a lo adelantado por enelSubte.com el pasado 15 de enero, una dupla de coches madrilenos CAF Serie 5000 llega hoy al subte porteño para pruebas en la línea B.

Hasta 1995 en la línea B circulaban los viejos coches Metropolitan Cammell, los cuales fueron radiados una vez que Metrovías adquirió las primeras formaciones usadas de una seguidilla de compras de descarte de Japón que continuó haciendo en los siguientes años. Los trenes que actualmente prestan servicio en la B fueron denominados Maronuchi por su ciudad de origen, aunque tienen componentes Mitsubishi.

Con un total de 128 coches, Metrovías reemplazó la totalidad de los viejos Metropolitan Cammell y alcanzó el límite para cubrir la creciente demanda de la línea B en ese entonces entre las cabeceras Leandro N. Alem y Federico Lacroze. En el interín, mientras la flota de los años 30 era reemplazada por más modernos coches nipones de los 60, prestaron servicio como refuerzo formaciones Toshiba del Ferrocarril General Urquiza.


Antiguos coches de la línea B, de una pequeña dotación provista por Siemens en los 70.

Algunas versiones dicen que si la Argentina no hubiera comprado los trenes a Japón, se los habría arrojado al mar para formar reservas de coral en las costas de la islas, algo que ocurre a menudo cuando en el país oriental renuevan las flotas de sus sistemas de subterráneos. De hecho, según argumentaron algunos responsables de la compra del material rodante a Japón consultados en 2007 por enelSubte.com, ese país ofreció a la Argentina aún más formaciones usadas.

La diferencia de precio en caso de adquirirse más unidades no era demasiada con el peso igual al dólar. Considerando que una formación Alstom nueva le costó al Estado nacional aproximadamente unos ocho millones de dólares, cada formación de seis coches Maronuchi tuvo un costo de 500.000 dólares, varias veces menos que el precio de trenes nuevos. Sin embargo, Metrovías y la Secretaría de Transporte decidieron adquirir sólo 128 unidades –21 formaciones de 6 coches–, dejando al límite la prestación de una correcta frecuencia y, siendo trenes viejos y sin repuestos en el mercado, no se contempló la compra de coches adicionales ante siniestros o desperfectos severos.

Como consecuencia de una compra escasa, ocurrió lo que tarde o temprano iba a ocurrir. La falta de mantenimiento en las formaciones Mitsubishi produjo la salida de servicio de algunos coches. Además, la colocación del nuevo sistema de señales ATP y la prolongación de la línea hasta Los Incas trajeron como resultado un incremento en la cantidad de pasajeros transportados y la necesidad de asegurar una frecuencia acorde. Luego de años de que la línea D fuera la más transitada, la B recuperó en 2004 su podio histórico. En noviembre del año pasado registró uno sus picos máximos con un total de 7.565.000 pasajeros transportados en el mes.

Ante la prevista puesta en marcha para 2009 de las dos últimas estaciones de la línea, Echeverría y Villa Urquiza, los cálculos oficiales estiman un importante incremento en los pasajeros acercándose peligrosamente al colapso de la línea en hora pico. De hecho, abordar en la actualidad un tren de la línea B en hora pico matinal con sentido a Leandro N. Alem entre las estaciones Carlos Gardel y Uruguay es prácticamente imposible. Previendo al situación la Secretaría de Transporte de la Nación tiene en estudio hace dos años la incorporación de 36 coches adicionales a la línea para cubrir la creciente demanda.

En una búsqueda exhaustiva por el mundo de material rodante usado compatible con el Subte, no fue fácil encontrar empresas dispuestas a reacondicionar trenes para enviar a la Argentina. Pero la española CAF le ofreció al Gobierno adaptar algunos trenes de la Serie 5000 del Metro de Madrid que han salido recientemente de servicio, siendo reemplazados por unos de última generación. Estos trenes deberán ser convertidos de alimentación eléctrica por pantógrafo a alimentación por tercer riel, como así también deberá ser readaptado el sistema ATP que traen instalado

Tal como informó enelSubte.com el pasado 15 de enero, una dupla de estos coches será enviada refaccionada al subterráneo porteño sin costo, donde el Estado nacional sólo afrontará los gastos del traslado marítimo. El barco llegará hoy al puerto de Buenos Aires y las pruebas en la línea B comenzarán en los próximos días, cuyos resultados decidirán si se lleva a cabo la compra de seis formaciones completas.

Comentarios