El ministro de Hacienda negó de esa manera cualquier posibilidad de reestatización del servicio de subterráneos, colocando en condicional el supuesto buen funcionamiento de la red. Estimó que el servicio debería transferirse en marzo dado lo complejo del trámite.

 El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, negó enfáticamente que el servicio del Subte pueda ser reestatizado en lo inmediato.  En declaraciones al portal Noticias Urbanas, Grindetti dijo que “si el servicio viene funcionando bien, nosotros vamos a respetarlo”.  De esta manera, el ministro muestra su desconocimiento respecto al mal estado en que se encuentra el Subte a pesar de que Subterráneos de Buenos Aires realiza periódicamente los controles correspondientes de la concesión.

En ese sentido, contradijo frontalmente al propio jefe de Gobierno Mauricio Macri, quien se quejó del pésimo servicio que presta la empresa Metrovías.  En la ronda de negociaciones que sostiene la Ciudad con el Gobierno nacional por la devolución de la red, Macri sostuvo que el grupo Roggio debería efectuar antes mejoras sustanciales en el servicio sobre todo en las líneas B y D, a las que deberían sumarse alrededor de 100 coches para mejorar las frecuencias.  A la salida de la Conferencia Industrial Argentina a que organiza la UIA (Unión Industrial Argentina), Macri dijo a un canal de noticias que el traspaso del subte de la Nación a la Ciudad “lleva su tiempo, hay contratos que hay que renegociar”, y aclaró que la Ciudad se mantiene en contacto con la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP), quienes según Macri “siguen de cerca las negociaciones”.   Al respecto, se manifestó “preocupado” por la falta de inversión en las líneas y aclaró que los Metrodelagados muestran la misma inquietud.

Las declaraciones de Grindetti también chocan con las del propio titular de SBASE, Juan Pablo Piccardo, quien había asegurado que el contrato con Metrovías deberá renegociarse puesto que se encuentra “caído” en virtud de la sanción de la ley de Emergencia Ferroviaria dictada durante el interinato de Eduardo Duhalde.  Al respecto, Piccardo señaló en declaraciones a enelSubte.com que la concesión “finaliza en 2017. No vemos por ahora la necesidad de extender el plazo”.

En cuanto a la negociación con la Nación, Grindetti sostuvo que el traspaso debería ejecutarse en marzo.  Justificó la elección de esa fecha en que “hay que leer mucha documentación” y que deberá llamarse a sesiones extraordinarias para que la Legislatura enmiende el Presupuesto con el fin de obtener los recursos para financiar el 50% de los subsidios que insume la red.  En realidad, el propósito de la Ciudad es dilatar la transferencia al menos hasta que se firme la paritaria entre Metrovías y los gremios del Subte para que el aumento salarial que obtengan sea cubierto por los subsidios.

 

Comentarios