El ministro de Hacienda de la Ciudad anunció que primero se construirá el tramo entre Corrientes y Facultad de Derecho. La estación Sáenz quedará postergada. Se busca optimizar el uso de los fondos conseguidos en el exterior.

El ministro de Hacienda de la Ciudad, Néstor Grindetti, informó que la prioridad del Gobierno porteño es comenzar con la extensión de la línea H hacia el norte.   De esta manera, se buscará optimizar el uso de los fondos conseguidos en el exterior construyendo el tramo que recorrerá las zonas más rentables de la traza aprobada para esta línea, que además es el que presenta la crucial combinación con la estación Pueyrredón de la línea D y las menores dificultades técnicas para avanzar rápìdamente con la obra.  Se espera que la extensión de la H al norte se finalice en tres años.

Las estaciones a construir serán Córdoba, Santa Fé (combinación con línea D) y Facultad de Derecho.  Se desconoce aún si la H se vinculará de alguna manera con la futura estación Retiro de la línea E, actualmente en construcción a cargo del Estado nacional, tal como prevé la ley 670.  El ministro informó que la Ciudad cuenta, gracias al préstamo conseguido en los mercados internacionales, con “500 millones de dólares, de los cuales 200 millones se destinarán a una lista específica de obras de infraestructura y los 300 millones serán para terminar las obras previstas para las líneas de subterráneos A, B y H”.

En lo que hace al tramo sur, se terminarán las estaciones Parque Patricios y Hospitales, mientras que Sáenz quedaría postergada.  “Nos gustaría tener el dinero para hacer un montón de obras que queremos hacer, pero la realidad es que no está”, se limitó a decir el funcionario.  Vale recordar que, por su proximidad al Riachuelo y al acuífero Puelche, una estratégica reserva natural de agua dulce que se extiende por debajo de la zona sur de la Ciudad y del Conurbano, el tramo sur es más difícil y caro de construir por la debilidad de los suelos de la zona.  Esto requiere prevenciones adicionales para evitar filtraciones, como colocar capas extra de material hidrófugo y aditivos especiales al hormigón.  En las audiencias vinculantes previas a la construcción de la línea H, Subterráneos de Buenos Aires informó a los vecinos del tramo sur que su intención, avalada por los estudios realizados por el cuerpo de ingenieros de la empresa estatal, era continuar en viaducto elevado entre Caseros y Nueva Pompeya.  Sin embargo, los vecinos se opusieron y SBASE debió proseguir las obras en túnel aunque decidió terminar la H en Sáenz en lugar de Nueva Pompeya.  En cambio, el GCBA aceptó iniciar las obras hacia la zona sur.

Comentarios