Cifras de Metrovías señalan un crecimiento de tal magnitud tras la apertura de la nueva estación, aunque consideran que que las estimaciones serían superiores si se sumara el tráfico que aportan las combinaciones. Cambia el entorno de la línea.

La línea H comienza a dar muestras del enorme potencial de transporte con el que fue concebida.  A partir de la inauguración de la estación Corrientes el 6 de diciembre pasado, y luego del período estival, estudios de Metrovías indican que el uso de la línea creció alrededor de un 80%. 

De acuerdo a los guarismos entregados por la concesionaria, antes de la apertura de Corrientes la línea H transportaba un promedio de 14.842 pasajeros por dia hábil.  En la actualidad, esa cifra se ubica en 26.719 pasajeros.  Desde la empresa advietieron que dichos datos, que sólo recojen a aquellos que ingresan al servicio a través de las estaciones de la nueva línea, deberían ser un 20% superiores si se contabilizara la cantidad de pasajeros que recibe la H desde las combinaciones con las líneas E (Humberto Primo), A (Once) y B (Corrientes). 

Un análisis algo más detallado de la información brindada por Metrovías indica que de los 11.877 pasajeros diarios que se sumaron a la Línea H, la mitad son usuarios nuevos para la red.  Es decir que la línea H comenzó a absorber tráfico que antes se desplazaba por la Ciudad por medios de transporte como el colectivo o el automóvil.

Según el matutino Clarín, el servicio de la línea H provoca transformaciones en el entorno urbano.   En ese sentido, testimonios de comerciantes de la zona dan cuenta de un mayor movimiento, a lo que se le suman las mejoras en la iluminación sobre la avenida Jujuy y la calle Colonia.  En cuanto al negocio inmobiliario, el arquitecto José Rozados, director de Reporte Inmobiliario, explicó que “lo que está generando esta extensión son mejores condiciones de comercialización. En Jujuy, entre Brasil y Caseros, hay cuatro o cinco edificios en construcción. Se aprovechan dos circunstancias positivas: la existencia de terrenos vacantes sobre la avenida, que tienen buen frente y buena edificabilidad. Y el efecto potenciador de tener bocas de subte a dos o tres cuadras”

Comentarios