Según el legislador de Proyecto Sur, mientras el Jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri, discute con el Gobierno Nacional, le asegura al Grupo Roggio una ganancia adicional de 10 millones de pesos “solo por el incremento de tarifa y sin hacer nada”. Por otro lado, el Ente Regulador de Servicios presentó un informe sobre deficiencias en el servicio durante el 2011.

Rafael Gentili, legislador de la Ciudad de Buenos Aires (Bloque Proyecto Sur), presentó un informe sobre el crecimiento de las ganancias del concesionario Metrovías y el Grupo Roggio (que posee el 90,66% de sus acciones), a raíz del aumento de la tarifa del subte. Según el diputado porteño, “estos datos implican necesariamente la discusión de un nuevo marco regulatorio para hacer transparente la prestación del servicio en área Metropolitana de Buenos Aires”.

Este texto, en un marco de gran conflictividad entre los gobiernos nacionales y de la Ciudad, explica el funcionamiento interno de Metrovías y, entre sus puntos, detalla: “Benito Roggio Transporte S.A., empresa del Grupo Roggio, brinda servicios de “asesoramiento” a Metrovías S.A. por medio de convenios que le otorgan a esa empresa el 2,6 % de los ingresos por venta de pasajes. Sus ingresos se van a incrementar, al igual que la tarifa, en un 127%, sin que los usuarios del subte tengan ninguna posibilidad de controlar por qué esta empresa recibirá más fondos ni en qué los va a invertir. Esto significa que, en lugar de los $8.533.593 que recibía como canon por este “asesoramiento”, el Grupo Roggio recibirá en 2012, $19.393.987,52, o sea que el aumento de la tarifa le genera ingresos extras por más de 10 millones de pesos”.

“Mientras el Jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri, discute con el Gobierno Nacional, le asegura al Grupo Roggio una ganancia adicional de 10 millones de pesos solo por el incremento de la tarifa y sin hacer nada. Queda claro cuáles son los intereses que defiende Macri”, declaró Rafael Gentili.

Por otro lado, el Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Ciudad difundió un informe que realizó durante el año 2011 al servicio de subterráneos, donde se detectaron numerosas fallas, tanto en el material rodante (vagones) como en las estaciones.

Uno de los directores del organismo, Miguel von Rozenberg, explicó que “el Ente hace un primer control donde detecta la falla y tiempo después realiza un segundo control donde coteja si la falla fue corregida. En caso de mantenerse la irregularidad, procede a labrar un acta de infracción”.

Con relación al texto, se divide en rubros: “vagones: en el rubro de higiene se detectaron 2292 fallas de las cuales 1245 no se corrigieron cuando se hizo el segundo control; estaciones: en el rubro de higiene se detectaron 3907 fallas de las cuales 3254 no se corrigieron cuando se hizo el segundo control; en el rubro de “conservación”, se detectaron 2927 fallas de las cuales no se corrigieron 2579,; en “Libro de quejas”, se detectaron 456 fallas de las cuales no se corrigieron 441 y en el importante rubro “Seguridad” se detectaron 407 fallas de las cuales no se corrigieron 394”.

En total, según explicó el Ente, durante 2011, en todo el servicio del subte (tanto estaciones como vagones) el Ente Regulador detectó 11320 fallas de las cuales no se corrigieron 9141, que es más de un 80% de las detectadas en el primer control. “El objeto de los controles es poder lograr una mejora en la calidad de los servicios, hoy degradados por problemas de seguridad y accesibilidad, frecuencias incumplidas y fallas permanentes en sus formaciones” afirmó von Rozenberg.

Comentarios