Fuga de profesionales en SBASE

Más de treinta profesionales abandonaron la empresa estatal encargada del diseño y construcción de los Subtes. Buscan en el sector privado las oportunidades que no encuentran en el Estado.

Varias veces en este espacio se ha contado la situación de los trabajadores que se desempeñan en SBASE, en particular desde la llegada de Mauricio Macri al Gobierno de la Ciudad.  No obstante, en lo que constituye quizás la faceta más alarmante del vaciamiento y la desidia que sufren las empresas públicas desde hace décadas, en los últimos años más de treinta profesionales altamente capacitados han abandonado sus empleos en Subterráneos de Buenos Aires en busca de mejores perspectivas de progreso en el sector privado.

De acuerdo a una denuncia enviada a la redacción de enelSubte.com por un trabajador de la empresa, cuya identidad será mantenida en reserva, “la renuncia de un trabajador de SBASE ya capacitado en aras de un futuro mejor no debe quedar como una anécdota, sino que es un indicador de suma importancia del funcionamiento actual de la empresa y al nivel que se aspira de sus recursos humanos. Es, además, una muestra evidente de que los salarios de los empleados de SBASE están por debajo del mercado y que no existe un buen nivel de satisfacción o buenas expectativas a futuro, en especial para los trabajadores contratados y en precariedad laboral.”

Subterráneos de Buenos Aires es reconocida como una empresa donde los profesionales que ingresan son guiados y acompañados estrechamente por los empleados de mayor antigüedad, transmitiéndoles el conocimiento acumulado a veces tras décadas de trabajo en la construcción, diseño y control del Subte. “Formar profesionales en ingeniería subterránea significa una importante inversión y que se marchen (por mejores salarios y mejores condiciones laborales) para volcar los conocimientos en otras empresas es muy mal negocio o, peor aún, una mala calidad de gestión pues se vacían los recursos humanos de la empresa”, dice el texto recibido por este medio.

Los que se fueron

El ingeniero Haco Díaz es uno de los que abandonaron SBASE por un empleo que ofrecía mejores perspectivas.  Sin embargo, en un correo electrónico a sus ex compañeros de trabajo, al que pudo acceder enelSubte, reconoce el valor que tuvo su experiencia en SBASE.  “Todos dicen que aprenden mucho en esta empresa y no es mentira.  Recuerdo mi primer día de trabajo y leyendo el pliego no sabía que era un hastial o una cercha y mucho menos para que servian.  Creo que durante todo este tiempo, he logrado conocer mucho acerca de construcción de subterráneos. Estoy muy agradecido a la oportunidad que me dio SBASE de aprender, incorporar conocimientos y de conocer a excelentes personas y profesionales.  Me llevo los mejores recuerdos, me han hecho sentir muy cómodo en todos los obradores en los cuales estuve y cada vez que iba a Agüero.”

En un pasado no muy lejano, las empresas del Estado eran reconocidas como generadores de profesionales altamente capacitados.  La gran inversión realizada en su formación era recuperada con creces por la sociedad: millones de personas pudieron acceder a los servicios públicos gracias a los proyectos que elaboraron y dirigieron.  En la actualidad, el Estado sigue generando valiosos profesionales, aunque en una escala mucho menor. Pero las oportunidades, al menos en Subterráneos de Buenos Aires, ya no son las de antes.

Artículos similares

Comentarios