A 3 días de las elecciones y cerrada la campaña, el balance de lo debatido por los candidatos políticos por la Ciudad en relación al transporte público y al subterráneo porteño. Sobraron críticas. Faltaron propuestas.

En esta corta campaña electoral producto del adelantamiento de las elecciones, la propaganda política, los discursos de los candidatos y los debates entre ellos situaron al subterráneo porteño únicamente como argumento para la crítica de la actual gestión de Mauricio Macri ante la Jefatura de Gobierno.

Sobraron críticas de la oposición y excusas del oficialismo. Faltaron propuestas, tanto del oficialismo como de la oposición en campaña, sobre qué hacer con la red existente y el pendiente traspaso del control de la concesión a la Ciudad, como así también sobre los planes de extensión y las futuras obras.

En este sentido, Alfonso Prat-Gay, Enrique Olivera y Ricardo Gil Lavedra, candidatos a diputado nacional por la Capital del Acuerdo Cívico y Social (ACyS) denunciaron las promesas incumplidas de la gestión de Mauricio Macri en lo que hace a subterráneos.

En un acto de campaña llevado a cabo días atrás en Intendente Rabanal y Avenida Sáenz, lugar elegido para la futura estación Sáenz de la línea H , los candidatos de la fuerza de Elisa Carrió sostuvieron que el nivel de ejecución de las obras del subte es demasiado bajo. Según el proyecto oficial, Sáenz ya debería estar terminada pero aún no comenzaron las obras. “La Ciudad necesita los subterráneos que puede pagar. Por eso prometemos entre 300 y 400 metros de subte por año”, recalcó Fernando Sánchez, primer candidato a legislador porteño.

La juventud radical también se hizo presente en el lugar en aquel entonces, entregando volantes con la leyenda: “Mauricio dijo: 10 km de subte por año.  Vos, ¿le creiste?” mientras uno de sus referentes enfatizaba la “clara intención electoralista” de la propuesta del gobierno del PRO.

En informes anteriores, enelSubte.com informó acerca de las dificultades de la gestión comunal para hacerse de los fondos necesarios para costear las obras, que se encarecen en la zona del proyectado trazado de la línea H debido a la dificultad de construir túneles en los húmedos subsuelos de Pompeya.  Cuando se inició la construcción de la línea amarilla, se propuso a los vecinos realizar el tramo desde Caseros hasta Nueva Pompeya en viaducto elevado. Sin embargo, esta opción fue rechazada y la Ciudad optó entonces por construirla en túnel. En el año 2006, las obras de las estaciones Parque Patricios y Hospitales se inundaron al llegar a un acuífero, permaneciendo frenadas hasta 2008.  Según los últimos informes de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), que datan de marzo de este año, Parque Patricios está lista en un 39 %, mientras que Hospitales en un 37 %. Para que las obras empiecen en Sáenz habrá que esperar.

Comentarios