Metrodelegados alertan sobre posibles derrumbes en Lima (andén a San Pedrito) y en los túneles de la línea H. La semana pasada se desprendió un trozo de mampostería en Boedo: milagrosamente no hubo heridos.

Luego de que el pasado martes un trozo de mampostería del techo de la estación Boedo cayera sobre una formación que se encontraba detenida cargando y descargando pasajeros y que un nuevo desprendimiento impactara directamente sobre los operarios que se encontraban inspeccionando la zona momentos luego, aparecen cuestionamientos al estado de la infraestructura de la red y los posibles riesgos que el mismo conlleva.

En diálogo con enelSubte.com fuentes gremiales advirtieron sobre la posibilidad de derrumbe y desprendimiento de material existente en distintos puntos de la red.

Aseguraron que la estación Lima de la línea A es uno de esos puntos. En el andén donde se abordan trenes a San Pedrito existe una importante filtración que no fue tratada durante el cierre de la línea durante casi dos meses el pasado verano. Dicha filtración ocasiona un peligro de derrumbe de la mampostería, por donde circulan miles de pasajeros a diario.

Asimismo destacaron que los túneles del tramo inaugural de la línea H, entre Once y Caseros y habilitado apenas seis años atrás, hay presencia de derrumbe de hormigón debido a la presencia de persistentes filtraciones.

Un antecedente que revistió consecuencias para los pasajeros ocurrió en junio pasado, cuando un trozo de mampostería de grandes dimensiones cayó por una rejilla de ventilación de la estación Independencia de la línea E, que había sido removida para la construcción del Metrobús de la avenida Nueve de Julio. En esa ocasión un hombre y una mujer presentaron cortes y contusiones leves, aunque el masculino presentó sangrado y convulsiones minutos luego.

Comentarios