Tras dos años de haberlo prometido, el Gobierno nacional vuelve a evaluar la posibilidad de traspasar el Subte a la jurisdicción de la Ciudad, pero sin subsidios. En la jefatura de gobierno estudian las posibilidades.

“Si querés el Subte no hay problema, te lo damos ya, pero sin los subsidios”, cruzó al jefe de Gobierno porteño un ministro, en la reunión que mantuvo con la presidenta Cristina Kirchner, el ministro del Interior Florencio Randazzo y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Como era previsible Macri se negó, pero la idea quedó rebotando en los principales despachos de Bolívar 1. Es que todas las líneas del subte porteño, que opera Metrovías, reciben un subsidio anual de unos 400 millones de pesos. Si se les quitara este auxilio la tarifa pasaría de $ 1,10 a 2,45 mínimo.

Pero en el gobierno porteño hay quienes se entusiasman con la idea y –halcones de la popularidad ajena- hasta se arriesgan a proponer una tarifa de $ 3, para hacer obras. No es poco dinero. El Subte mueve 1,5 millones de personas por día, a 50 personas por pasajeros por día, no cuesta imaginar la masa de dinero que rápidamente Macri podría conseguir para empezar a cumplir su promesa de extender la red de subtes, y que hoy le traba la Nación. El costo político de triplicar la tarifa es obvio.

“Esto tiene dos lecturas, sería una jugada demasiado audaz, no es del estilo de Macri. Pero un político transgresor podría aceptar los subtes sin subsidio, subir las tarifas, hacer las obras y quizás termina de Presidente”, arriesgó un experimentado operador del sector del Transporte.

En el gobierno nacional también hay halcones y palomas en este asunto. Medio en serio medio en broma, algunos proponer “tirarle el Subte por la cabeza a Macri”, sin subsidios, y luego que el jefe de Gobierno se vea obligado a subir la tarifa; hacer lo propio con colectivos y trenes de manera de empezar a aligerar la cada vez más insostenible carga fiscal de la montaña de subsidios que armó Ricardo Jaime.

Frente a esta posición, sectores mas moderados proponen ir aligerando por motus propio la carga de subsidios, de manera consensuada con Macri, combinándolo con graduales aumentos de tarifa, hasta llegar a un mix de tarifa y subsidios que sea aceptable para el jefe de Gobierno y ahí sí concretar la transferencia.

En esta línea se inscribe la decisión de crear una comisión mixta entre el gobierno nacional y el porteño, para intentar acordar en el término de 60 días la mayoría de los temas de competencias que enfrentan a ambas jurisdicciones, entre ellos el Subte.

Por parte del Gobierno de la Ciudad participarán de esta negociación que se está empezando a delinear, el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín, del otro lado del mostrador lo esperará un viejo conocido, el actual secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

Comentarios