Estudian comprar otros 22 coches usados CAF 6000 para la línea B

Se trata de las 22 unidades remolque que no fueron adquiridas en 2013 y que están en manos de una entidad financiera. Con su incorporación se podrían configurar trenes de dos triplas, reduciendo el consumo de las formaciones.

Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) evalúa adquirir una partida de coches usados remolcados pertenecientes a la Serie 6000 del Metro de Madrid, para sumarlos a la flota de la línea B.

Se trata de 22 coches que Metro de Madrid operaba mediante un contrato de renting (leasing) y que son propiedad de una entidad financiera, Plan Azul 07 Sociedad Limitada, ligada al grupo Bankia.

En 2013, la Ciudad había desistido de adquirir estas unidades ya que pertenecían a un contrato de leasing con vencimiento en 2023 que incluía otros 345 coches pertenecientes a otras series madrileñas, entre ellas la serie AnsaldoBreda 7000, también ofrecida al Subte. Al quedar inutilizados los coches por la venta del resto de los motrices a Buenos Aires, se reavivó el interés por venderlas.

De concretarse la adquisición de estas 22 unidades adicionales, la flota de CAF 6000 de la línea B se elevaría a 108 coches o 18 trenes, permitiendo armar formaciones compuestas por dos triplas (MRM-MRM) y dejar de lado la problemática configuración de tres duplas (donde todos coches motrices).

Esta modalidad de operación, que según constaba en los pliegos de venta nunca había sido ensayada por Metro de Madrid, ha sido objeto de cuestionamientos por el alto consumo energético que implica, lo que ha obligado a rebajar la potencia y prestaciones de los motores y a reforzar la instalación eléctrica en reiteradas oportunidades para evitar un colapso, siendo ésta la principal causa de la demora en la puesta en marcha de los trenes españoles. Otro de los aspectos objetados ha sido el desperdicio de espacio que implica, ya que quedan cuatro cabinas intermedias inutilizadas. Además, cabe recordar que los coches remolcados cuentan con disposición de asientos lateralizada, más apropiada para la línea B.

Si bien la entrada de estos coches permitiría dar de baja algunos Mitsubishi más, cabe señalar que continúa siendo una cantidad insuficiente para satisfacer los requerimientos de la línea: aunque se terminen poniendo en servicio 108 unidades, deberán conservarse todos los CAF 5000 y algunos Mitsubishi hasta totalizar un mínimo de 162 coches apenas para sostener la frecuencia actual.

Artículos similares

Comentarios