Escrache y denuncia por matar a un perro

Entidades protectoras de animales acusan a dos trabajadores por brutal asesinato de un perro que dormía en la estación Virreyes. Realizaron escrache y denuncia.

Representantes de entidades protectoras de animales realizaron un “escrache” en la estación Plaza de los Virreyes, cabecera de la línea E, por “la salvaje matanza de un perro callejero”, de la que responsabilizan a dos empleados de seguridad de la empresa Metrovías, informaron los organizadores de la protesta.

La manifestación, que se llevó a cabo el sábado a las 13, incluyó la entrega de una nota dirigida a las autoridades de Metrovías en la que se repudia el “salvajismo puesto de manifiesto por dos personas encargadas de brindar seguridad”, ahora procesadas y de quienes se reclama su “inmediato despido”.

El hecho, denunciado ante la justicia, ocurrió en la mañana del 2 de octubre en esa estación y a la vista de algunos pasajeros que aguardaban viajar.

El perro, que pernoctaba en la estación Plaza de los Virreyes y que algunos vecinos de la zona alimentaban, fue “torturado, ahorcado y, una vez asesinado, quedó colgado para que sus asesinos continuaran golpeándolo con una saña que provocó la reacción de algunos testigos”, señala un comunicado conjunto de las entidades protectoras.

Por ello, “muchos de quienes vieron este espectáculo macabro se presentaron a realizar la denuncia pertinente por infracción a la Ley Sarmiento, de defensa de los animales, y en el marco de esa causa, ayer el fiscal tomó declaración a dos testigos”, acota el texto.

En la nota a las autoridades de Metrovías se explica que si el can hubiese mordido o lastimado a una persona “correspondería tenerlo en observación durante 10 días para determinar si la supuesta víctima contrae alguna enfermedad” y se subraya que, “al matarlo, se eliminó cualquier posibilidad de estudio”.

La matanza de este perro callejero movilizó a varios proteccionistas, quienes a través de la red solidaria de internet realizaron esta convocatoria, de la que auguran será “masiva”, y motivó “una sucesión de notas de repudio recibidas de diversas entidades protectoras de España, México, Alemania, Holanda y EEUU, entre otros países”, finaliza el comunicado.

Comentarios