Envían coches retirados de la línea B al desguace

La formación R fue desafectada del servicio y enviada a desguace. Ya son 32 los coches retirados de la línea B. Mientras tanto, continúan las quejas por la pobre frecuencia de la línea y la demora en la puesta en servicio de los coches usados comprados al Metro de Madrid.

Mientras la pobre frecuencia de la línea B sigue generando quejas entre los usuarios, Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) continúa con su programa de desafectación de trenes Mitsubishi del servicio.

Según pudo saber este medio, esta semana la formación identificada con la letra “R”, integrada por los coches 328, 745, 746, 784, 783 y 306 fue parcialmente desarmada y trasladada en carretones a instalaciones de una empresa dedicada al desguace de vehículos. Algunos de esos coches ya habían sido apartados de servicio durante el verano y se encontraban estacionados en Lynch a la espera de ser vendidos.

La formación R, en 2014.

La formación R, en 2014.

La formación “R” había sido una de las primeras en recibir la última librea que SBASE aplicó sobre esta flota en particular, popularmente conocida como esquema taxi.

A la fecha ya fueron dados de baja de la línea B un total de 32 coches Mitsubishi (cinco trenes completos y dos unidades sueltas), de las cuales 19 habían sido vendidas a particulares a un valor de entre 15 mil y 17 mil pesos más IVA, quienes las publicaron a reventa por valores varias veces superiores en plataformas de venta por internet, y cuatro habían sido donadas al Metro de Tokio. En julio de este año, tres de esos coches volvieron a su país de origen.

Según SBASE, la justificación de la desafectación de estos coches de origen japonés es su reemplazo por los polémicos coches CAF 6000, adquiridos de segunda mano al Metro de Madrid en 2013 a un precio que, una vez computadas todas las obras de adaptación encaradas, se asemeja al costo por coche al de unidades cero kilómetro. La compra fue objeto de cuestionamientos por parte de la Auditoría de la Ciudad, que elaboró un lapidario informe sobre la operación y le costó una denuncia penal al presidente de SBASE, Juan Pablo Piccardo.

La compra de coches usados al Metro de Madrid es insuficiente para mejorar la frecuencia de la línea B, que no aumentará una vez reemplazados los trenes Mitsubishi. A pesar de ello, las autoridades de SBASE han decidido acelerar el retiro de los coches japoneses, que a pesar de su heterogéneo estado de conservación podían haber continuado prestando servicio hasta que existiera una flota capaz de asegurar mejor frecuencia.

Comentarios