Luego de una demora de 8 años, otra formación usada adquirida a Japón fue incorporada, en principio, a la flota de la Línea D.

Gracias a una inversión del Estado Nacional, quien abonó aproximadamente US$500.000 por cada formación de 6 vagones, Metrovías puso en funciones otro tren adquirido a Japon a fines de la década pasada.

Estos “nuevos” trenes -que llevan el nombre de “Nagoya”, su ciudad de orígen- cuentan con ventilación forzada, comunicación entre cabinas, altavoces al interior del tren y a la estación, luminaria de emergencia y dispositivos de seguridad.

Originalmente los trenes -cuya fabricación data de los años 60- circulaban en el Metro de la Ciudad de Nagoya, donde funcionaban con el sistema de alimentación eléctrica de tercer riel, de la misma forma que los coches Mitsubishi de la Línea B de Subtes.

Sin embargo, el Gobierno consideró oportuno realizarles el cambio de alimentación original al sistema de catenaria por pantógrafo, lo que implicó además una inversión adicional, como así también el reacondicionamiento integral de los coches y la pintura de los mismos, todo realizado en Japón.

El traslado por barco -cuyo costo fue afrontado también por el Estado Nacional- se realizó hace casi 9 años, pero cinco formaciones han estado varadas en el puerto de la ciudad de La Plata durante varios años debido a la falta de pago de diversas tasas e impuestos. De hecho, aún hoy resta por incorporar una formacion más que continúa esperando.

Los trenes también requirieron una nueva inversión recientemente, debido a la implementación del sistema de señales ATP (Protección Automática del Tren, por sus siglas en inglés) en la Línea D. En consecuencia, los trenes Fiat Materfer y Nagoya debieron ser equipados con tecnología Alstom ATP para poder circular luego de la puesta en marcha del nuevo y polémico sistema el 14 de enero pasado.

Pese a todo, la alarmante falta de inversión por parte de las entidades responsables, traen como consecuencia un desmerecimiento del gasto en compra y reacondicionamiento de coches, ya que los Nagoya, aún sin estar en funcionamiento la totalidad de los trenes adquiridos hace 9 años, actualmente presentan deficiencias de mantenimiento, como todo el material rodante de la red de subtes.

Comentarios