El Tren de las Sierras volvió a ingresar a la estación Alta Córdoba después de más de un año de no hacerlo y finalizar en Rodríguez del Busto. Hicieron obras para impedir que los trenes se vean afectados por apedreos de un conflictivo barrio que atraviesa. Trenes Argentinos Operaciones se abrió a estudiar el agregado de una tercera frecuencia diaria.

El Tren de las Sierras, servicio regional de Trenes Argentinos Operaciones que une Córdoba capital con Cosquín, volvió a ingresar a la estación Alta Córdoba después de más de un año de no hacerlo.

El restablecimiento del servicio en toda su extensión fue supervisado el pasado martes por el presidente de la empresa estatal, Marcelo Orfila, y funcionarios del gobierno cordobés.

Desde marzo de 2017 el Tren de las Sierras circulaba únicamente entre las estaciones Rodríguez del Busto (ubicada en la zona norte de la capital provincial) y Cosquín. Esta medida había dejado sin servicio no sólo a la terminal Alta Córdoba sino a la parada intermedia Hospital Neonatal. Una medida similar había sido adoptada anteriormente, siendo levantada a principios de 2015.

Estación Alta Córdoba, rehabilitada terminal del servicio.

La suspensión parcial del servicio se debía a los constantes y violentos apedreos sufridos por las formaciones al atravesar la “Villa El Nailon”, un asentamiento precario localizado en las inmediaciones de la traza ferroviaria, que pertenece al ramal A1 del Ferrocarril Belgrano.

En los últimos meses, operarios de Trenes Argentinos Cargas, que administra la infraestructura del sector, instalaron un cerramiento y clausuraron varios pasos a nivel irregulares. Adicionalmente, se coordinará con la Gendarmería Nacional para garantizar el paso del tren.

El tren mantendrá, de momento, su oferta de servicios con dos frecuencias diarias por sentido, aunque Trenes Argentinos se abrió a estudiar el agregado de una tercera. “Vamos evaluar si es necesario sumar un tercer servicio. Estamos convencidos de que va a andar muy bien”, dijo Orfila en declaraciones a La Voz del Interior.

Comentarios