En 2017 el tren Retiro - Rosario transportó la mayor cantidad de pasajeros en 20 años. La demanda del servicio, que hace tres años fue renovado, no para de crecer desde entonces. Enero de 2018 fue el mejor mes para el tren desde que se inauguró. Desafíos a futuro: aumento y diversificación de oferta, mejoras en los horarios y los tiempos de viaje y la competencia con el transporte automotor y aéreo.

El servicio Retiro Mitre – Rosario Norte, que el próximo 1° de abril cumplirá tres años de su reinauguración, se encuentra atravesando su mejor momento en muchos años.

En 2017 el servicio batió el récord de pasajeros transportados en 20 años: así se desprende de un relevamiento realizado por este medio en base a datos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), que registra la cantidad de usuarios de ese servicio desde 1997.

Elaboración de enelSubte en base a datos de la CNRT.

Con 91.168 pasajeros transportados durante 2017, el servicio batió la marca del año 2000 (83.642 usuarios), durante la gestión de la extinta concesionaria TBA, que era el mejor registro hasta ahora. La performance resulta incluso superior si se considera que en aquella época algunos de esos servicios eran prolongados hasta Santa Fe capital.

Así, el tren parece recuperarse del cimbronazo post crisis de 2001-02, del que no se había repuesto en los años siguientes. El Rosarino había entrado entonces en un período de prolongada y sostenida decadencia: servicios cada vez más pobres, menos coches, horarios más complicados y tiempos de viaje cada vez mayores. En julio de 2013 se suspendió el servicio y en 2014 las prestaciones fueron tan esporádicas e irregulares (corría con un sólo coche Pullman Hitachi) que la CNRT no registró pasajeros.

El cambio llegó en 2015 con la inauguración del renovado servicio que se presta con coches CNR (primera clase y Pullman) y locomotoras aptas para correr a una velocidad de hasta 160 kilómetros por hora (CNR CKD 8H), las más veloces del país. Actualmente lo hacen a una máxima de 120, sólo en algunos tramos. Esto fue posible gracias a los avances en la obra de renovación de vías, que aún no ha sido finalizada.

Si se analizan únicamente los últimos tres años, el período que lleva funcionando el nuevo servicio a Rosario bajo gestión de la estatal Trenes Argentinos, se observa un sostenido incremento de pasajeros. En 2015 el tren, que arrancó en abril, transportó 53.521 pasajeros, una marca que de por sí ya era superior a todas las del período posterior al 2001. En 2016 ese número se incrementó a 78.440, un 46,5% más, mientras que en 2017 hubo un 16,2% más de pasajeros que en el año anterior.

Analizando la evolución de los últimos tres años mes a mes salta a la vista cierta estacionalidad en la demanda (tendencia al aumento de pasajeros en los meses de vacaciones de verano y de invierno) y un incremento de pasajeros transportados consolidado desde que el servicio fue extendido a la estación Rosario Norte, en junio de 2016. A partir de entonces, nunca volvió a caer por debajo del piso de los 5000 pasajeros mensuales. Cabe recordar que originalmente el tren terminaba en la estación Rosario Sur, alejada de la zona céntrica de la ciudad, que se mantiene operativa como una detención intermedia.

Otro récord se batió en enero de este año: con 12.831 pasajeros transportados fue el mejor mes desde que el servicio está en operación. Los mejores registros previos habían sido en 2017: en diciembre utilizaron el tren 11.735 personas, mientras que en julio hicieron lo propio 10.842 personas, superando por primera vez la marca de los 10 mil pasajeros mensuales.

Margen para mejorar

A primera vista los resultados del tren podrían ser juzgados como magros considerando que el tren une la ciudad más poblada del país con la tercera.

No debe olvidarse, sin embargo, que esos números récord se consiguieron con un servicio que corre con una única frecuencia diaria por sentido, con horarios incómodos y con tiempos de viaje para nada espectaculares: según el último diagrama, que entró en vigencia en enero pasado, el tren tarda seis horas y 25 minutos en unir ambas cabeceras debido a que aún no han finalizado las obras de renovación de vías, lo que en más de una ocasión ha generado reclamos del municipio de Rosario.

Además, a diferencia de las aerolíneas y los aeropuertos low costel tren a Rosario no ha sido promocionado como alternativa por el ministerio de Transporte ni por Trenes Argentinos.

El plan original para el corredor Retiro – Rosario contemplaba hasta siete servicios diarios que circularían a una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora, y que permitirían unir ambas ciudades en cuatro horas y doce minutos, unas dos horas menos que actualmente.

Un tiempo de viaje cercano a ese objetivo tornaría competitivo el servicio frente al transporte automotor (un micro tarda, por itinerario, entre cuatro y cinco horas entre Buenos Aires y Rosario) e inclusive frente al avión: a pesar de que el vuelo tarda sólo una hora entre ambas ciudades, el despacho de equipaje y el paso por seguridad puede llevar a que se triplique o incluso cuadruplique ese tiempo. De hecho, ha sido esa la ventaja con la que ha corrido el tren frente al avión en algunos servicios ferroviarios europeos (Madrid – Barcelona, París – Londres, Londres – Ámsterdam, etc).

El agregado de paradas intermedias, por lo pronto, ha tenido un impacto favorable sobre el servicio, incrementando la demanda. Actualmente el tren se detiene, además de las terminales, en Campana, Zárate, San Pedro, Ramallo, San Nicolás y Rosario Sur. Otras futuras detenciones a incorporar pueden ser Empalme Villa Constitución, Lima y Baradero. Esta última estación, de hecho, se encuentra en obra de restauración.

La previsión de pasajeros para 2020, según el Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, era de 241.920 pasajeros anuales, una meta que será difícil de alcanzar si no se mejora la oferta.

Comentarios