Conflictos salariales, problemas con la Línea H, demoras e interrupciones, son parte de la polémica que desata el Subte porteño en estos días.

En imagen, conducto de ventilación forzada, el cual extrae aire caliente y viciado hacia el exterior. Actualmente, y hace años, fuera de funcionamiento.

_________________________________________________________________

En estos últimos días hay algo de lo que el Subte de Buenos Aires no se salvó: de aparecer en los medios.

El conflicto salarial de los trabajadores, las inundaciones en túneles y estaciones, los anuncios de nuevas obras, las recurrentes demoras e interrupciones del servicio y hasta información sobre la flamante línea H han copado las noticias de los últimos días.

Hoy se sumó a esta tendencia el diario Clarín, que publicó un informe sobre el estado del servicio subterráneo y algunos detalles sobre la línea H.

De esta última hablaremos, recordando que este Fotolog viene informando desde el mes de marzo sobre la fecha definitiva de inauguración, cuando confirmamos las intenciones oficiales de inaugurar la línea en coincidencia con los festejos patrios del 25 de mayo.

Sin embargo, parecería que las entidades a cargo de la red de subterráneos hacen todo lo posible para mantener el hermetismo que reina en torno a la línea H: a pocas semanas de su apertura ningún funcionario notificó oficialmente a los ciudadanos acerca de qué empresa administrará la línea, ni mucho menos de la fecha de su inauguración, entre otros temas importantes. En la edición del 14/05 hemos informado sobre esto.

Tal es así que el mismo presidente de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), Edgardo Kutner, optó por vacilar al momento de informar la fecha exacta, poniendo como posibles fechas “el 25 o 26 de mayo próximos”.

Mientras tanto, aunque se vayan sumando nuevas líneas y estaciones, los pasajeros del Subte están en peligro: transitan por una red cuya infraestructura está colapsada y en constante deterioro por falta de mantenimiento, corren un peligro permanente cuando viajan dado que no existen métodos y herramientas de evacuación efectivos, sumando la común ausencia de instrumentos necesarios para la seguridad de los usuarios, como las luminarias de emergencia o los matafuegos.

El estado de los coches, rieles y durmientes, cableado y sistemas eléctricos de diversos sectores de la red, están todos en un estado deplorable y ponen en altísimo riesgo la seguridad de pasajeros y empleados.

Legisladores, trabajadores, medios periodísticos como este fotolog, e incluso SBASE, la propietaria de la red, han presentado decenas de denuncias que, hasta el día de hoy, no han encontrado respuesta.

El malestar de los pasajeros aumenta a medida que también aumenta la cantidad de subsidios que el Estado entrega a la empresa concesionaria.

Subtes: se multiplica la cantidad de pasajeros y aumenta el malestar por el servicio
http://www.clarin.com/diario/2007/04/24/um/m-01406169.htm

Los argumentos de la empresa a cargo de la concesión
http://www.clarin.com/diario/2007/04/24/um/m-01406171.htm

Comentarios