El Subte, al tope de los reclamos por el mal servicio

El subterráneo porteño encabeza el ranking de los servicios con mayor cantidad de reclamos en la Capital Federal ante las asociaciones de defensa del consumidor por el mal servicio. A nivel nacional, la compañías de telefonía celular están en el primer puesto.

 El Subte de Buenos Aires se encuentra al tope de los reclamos por mal servicio.  Así lo reveló Fernando Blanco Muiño, titular de la Unión de Consumidores de Argentina (UCA) en el programa radial Cuenta Regresiva (FM Identidad 92.1), quien dijo que “en la ciudad de Buenos Aires la mayoría de los reclamos es por los subterráneos, en especial las líneas A y B, por las condiciones complejas y malas en las que viajan los usuarios. Nosotros hace un año por nuestra cuenta hicimos un relevamiento de los matafuegos en las cabeceras de los andenes de los subtes y comprobamos que todos estaban vencidos. La CNRT no controla porque hay una connivencia entre el servicio público y quien debería controlar”.

Tal como se ha informado en este espacio en reiteradas oportunidades, el tráfico de ambas líneas creció fuertemente tras las últimas ampliaciones a Carabobo y Los Incas respectivamente.  Si bien la línea A posee la cantidad de formaciones necesarias para poder absorber dicho incremento en el tráfico (recientemente se incorporó una cuarta formación Materfer de refuerzo, elevando la flota a 23 trenes para cubrir 15 estaciones), las frecuencias distan de ser regulares por factores como la falta de puntualidad a la hora de despachar los trenes o la subutilización de infraestructura como la cola de maniobras provisoria de Carabobo.  

En la línea B, el problema es aún más grave puesto que opera con un número insuficiente de formaciones desde 2003.  Las formaciones Mitsubishi en funcionamiento fueron adquiridas en 1995 en cantidad suficiente para cubrir el servicio hasta Federico Lacroze, pero en 2003 el recorrido sumó dos nuevas estaciones sin incorporar material rodante.  Desde entonces, el tráfico de la línea roja pasó de 150.000 a 350.000 pasajeros diarios en la actualidad con previsiones al alza ante la apertura de las estaciones Echeverría y Rosas.  Estas obras ya se encuentran prácticamente terminadas, pero no podrán habilitarse hasta que no lleguen a Buenos Aires los 24 coches CAF de refuerzo que alcanzarán sólo para sostener la frecuencia en su valor actual.  

 

Comentarios