El Gobierno de la Ciudad ya presentó en la Legislatura el proyecto que pretende modificar la ley 670 de subtes. Algunos avances del escrito que, aún sin especificaciones técnicas, pasará en los próximos días a través de varias comisiones.

El gobierno de Mauricio Macri ya envió a la Legislatura de la Ciudad el nuevo proyecto que pretende modificar la ley 670 lanzada por el Ibarrismo y aprobada en el 2001 por los legisladores. Esa ley, aún vigente, establece la construcción de 2 nuevas líneas transversales y una radial, aparte de la línea H que ya estaba en construcción en ese entonces. Las líneas F, G e I se conservan en el nuevo proyecto diagramado por el Ejecutivo actual, pero con algunas modificaciones en su recorrido.

Uno de los principales cambios con respecto a la norma anterior es la incorporación de una pseudo nueva línea, que en realidad consiste en la prolongación de la línea E desde Retiro –una vez que el gobierno nacional ejecute el tramo desde Bolívar– hasta Plaza Italia, recorrido actualmente contemplado por tramos de las líneas H y F. Es decir que la línea E realizará un recorrido semicircular, entre Plaza Italia y Plaza de los Virreyes, en detrimento de la llegada de la línea H a Retiro.

Mauricio Macri ya firmó el proyecto que desde el pasado viernes se encuentra en la Legislatura y actualmente está bajo análisis de las Comisiones de Obras Públicas –presidida por Cristian Ritondo–, de Presupuesto –Álvaro González– y Transporte –Daniel Amoroso–. El proyecto llegó sin los aspectos técnicos, los cuales afirma el Gobierno serán adjuntados a medida que avance a través de las comisiones y se acerque a convertirse en ley, algo que según aseguraron a enelSubte.com fuentes de la Legislatura ocurrirá casi sin inconvenientes, probablemente en abril próximo.

La iniciativa, basada en importantes aportes de la consultora AC&A, dice: “Autorízase al Poder Ejecutivo la construcción, por intermedio de su sociedad Subterráneos de Buenos Aires SE (SBASE), de las nuevas líneas de subterráneos que vinculen en su trayecto, entre otros, a los barrios de Barracas, Constitución, Congreso y Recoleta, denominada Línea “F”; los barrios de Retiro, Villa Crespo, Caballito, La Paternal y Villa del Parque, denominada Línea “G”; los barrios de Pompeya, Caballito, Almagro, Villa Crespo, Palermo, Belgrano y Núñez, denominada Línea “I” y el barrio de Retiro y estación Plaza Italia, denominada línea E Norte a través de las trazas respectivas que se describen en el Anexo I que es parte integrante de la presente ley. Todas las líneas de la red de Subterráneos de Buenos Aires podrán ser en el futuro prolongadas más allá de sus respectivas terminales, según lo determinen estudios específicos al respecto“.

En los fundamentos del proyecto de modificación de la ley 670 para regular la ampliación de la red subterránea de la Ciudad, se explica que la iniciativa “respeta el espíritu que presidió la sanción de la Ley 670 en el sentido de que la red subterránea debe servir para una mejor integración de los barrios de alta densidad de ocupación carentes de vinculación con la red de subterráneos, conectándolos además con el sistema de transporte masivo de pasajeros“.

Agrega que “los trazados dispuestos en la Ley 670 podrían ser mejorados en función de tres razones: a) mejor atención a las necesidades actuales de la ciudad; b) mejor integración de las nuevas líneas con las antiguas; y c) mejor relación de la red subterránea con el sistema de transporte metropolitano y en particular con el ferroviario con el que se complementa naturalmente“. Complementa luego lo anterior: “Las modificatorias a los trazados de las líneas propuestas en el proyecto de Ley se caracterizan porque ninguno de los corredores radiales y transversales prioritarios enunciados en la Ley 670 deja de estar servido sino que, por el contrario, lo están y con una mejor conexión con el resto de la red de subterráneos y los ferrocarriles“.

El proyecto de Ley que someto a su consideración se presenta como una adaptación de la Ley 670 a un marco macroeconómico más amplio, y donde las trazas de las líneas se articulan mejor entre ellas y con los ferrocarriles suburbanos, configurando una verdadera red de líneas diametrales y transversales, y confiriéndole un lugar muy especial a la vinculación de la zona sur de la ciudad con el centro y Norte de la misma“, concluye.

Comentarios