Con los votos complicados, el macrismo cedería algunos puntos del proyecto con tal de aprobar la ley antes de fin de año, y respetando el esquema de operación bajo una sociedad anónima.

El macrismo no consigue los tres votos que le faltan para sancionar el proyecto de ley que presentó Mauricio Macri para hacerse cargo de los subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires y amenaza con otra vez deshacer el compromiso si no consigue la aprobación de la ley. Sin embargo, hay un Plan B que se está manejando discretamente porque dentro del mismo PRO ponen objeciones al menos a un artículo : el que declararía al servicio como esencial y obligaría a una prestación aún en días de paro.
Ese nuevo proyecto no lo presentará el oficialismo porteño, pero se está redactando en la Legislatura porteña con su consentimiento. Los puntos principales que estudian son:
 

  • Eliminar la idea de servicio esencial que se contrapone con normas nacionales e internacionales y a cambio sellar una tregua de 1 año con los sindicalistas, en la cual se comprometerían a no hacer paros.
  • A cambio se formaría una comisión de seguimiento con legisladores y representación de los sindicatos. Y obligarían a que no se les descuente el 1% que reclaman los metrodelegados.
  • Bajar de 5 a 2 años la declaración de emergencia del servicio lo que le permitirá superpoderes a Macri para comprar y contratar sin licitaciones y hasta disponer de aumento de tarifas sin consultar. Es decir, hasta que termine el mandato del jefe de gobierno, no más.
  • No a aplicar una tasa adicional a los combustibles, si la oposición propone otra manera de generar ingresos para el mantenimiento de los subtes, pero no está claro cuánto recaudaría la ciudad con ese aumento, ya rechazado hasta por los estacioneros.

 

Comentarios