Desde este lunes quedó clausurada definitivamente la estación Belgrano C y fue habilitada en ambos sentidos una parada provisoria de reemplazo en Libertador y Virrey del Pino. El cierre permitirá avanzar con la construcción del viaducto entre el Hipódromo y Palermo, a cargo de la UTE Chediack-Roggio bajo supervisión de AUSA.

Desde este lunes 7 los trenes de la línea Mitre ramal Tigre se detienen en ambos sentidos en la nueva estación Belgrano C temporaria, ubicada en Avenida del Libertador y Virrey del Pino.

Con esta medida, ha quedado clausurada definitivamente la histórica estación Belgrano C, aledaña al Barrio Chino, que será demolida íntegramente.

Belgrano C temporaria fue habilitada por etapas: a principios de abril pasado se inauguró el andén a Retiro. Los trenes a Tigre seguían parando en la vieja estación hasta este lunes, cuando quedó habilitado el andén ascendente de la flamante estación.

Barrancas de Belgrano es un importante centro de trasbordo que funciona como terminal de varias líneas de colectivo. En el marco de las obras, el Gobierno porteño analizó trasladar temporalmente la cabecera de algunos de esos servicios a la Ciudad Universitaria.

Render de Belgrano C elevada.

El cierre de la estación es necesario para permitir el avance de la obra del viaducto que elevará la traza del Mitre a lo largo de casi cuatro kilómetros, entre el Hipódromo y la avenida Congreso, lo que permitirá la eliminación de ocho pasos a nivel (Olleros, La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe) y la habilitación de tres cruces de calles hoy cortadas por las vías (Echeverría, 3 de Febrero Roosevelt), cuya apertura fue aprobada por la Legislatura el año pasado.

La elevación de la traza también contempla la habilitación de dos nuevas estaciones en altura: Belgrano C y Lisandro de la Torre. Esta última estación también fue cerrada y demolida -aunque sin reemplazo provisorio- en septiembre del año pasado.

Las obras se encuentran a cargo de la UTE Chediack – Roggio mientras que la supervisión y elaboración del proyecto de la parte civil corre por cuenta de la empresa estatal porteña Autopistas Urbanas (AUSA), una mecánica similar a la adoptada en el viaducto de la línea San Martín entre Palermo y La Paternal.

Comentarios