El martes iniciarán un paro de un día “como mínimo” los delegados de izquierda

Los gremialistas que exigen el reconocimiento por parte del Ministerio de Trabajo informaron que iniciarán una medida de fuerza el martes, que puede durar "32, 40 o 50 horas", dijo Néstor Segovia. Además, denunció agresiones a su familia.

Arropado por legisladores, sindicalistas y agrupaciones de izquierda, el delegado de subtes de la línea E,  Roberto Pianelli, anunció que “van a parar el subte” el próximo día martes por 24 horas “como mínimo”, ya que advirtió que “no saben hasta cuándo” volverán a tomar como rehenes a más un millón de usuarios.

“Los subtes no van andar porque los que movemos el subte somos nosotros”, desafió el sindicalista en clara alusión a la Unión Tranviarios Automor (UTA), con quien el grupo de trabajadores de izquierda está enfrentado en su reclamo de personería gremial.

“Ahora discutimos de que el paro sea más largo y no sabemos hasta cuándo”, agregó Pianelli, aunque pidió “disculpas nuevamente” a los pasajeros que otra vez tendrán que buscar otras alternativas de tranporte en la Capital Federal. “Avisamos cuatro día antes”, se atajó el delegado, tratando de minimizar el colapso vehicular que provocará la medida de fuerza.
 
Minutos antes, Néstor Segovia ratificó en la sala anexa de la Cámara de Diputados que “no van a aflojar para nada” y  a su vez ratificó la denuncia por el ataque que sufrió su familia en la localidad de Moreno, luego que éste encabezara un fuerte paro de subterráneos por 18 horas que ayer colapsó la Capital Federal.
 
“En la casa de la familia de Néstor (Segovia), en donde viven sus hijos, entró una patota por la mañana. Los sacaron con balas de gomas y le destruyeron la casa”, dijo otro de los delegados, Dellacarbonara.

Segovia, quien encabezó ayer el paro instransigente durante 18 horas, ratificó que “un grupo de 10 personas acudió a un comedor solidario donde trabaja mi familia y rompieron todo”. El sindicalista dijo que ayer había sido amenazado con un mensaje telefónico: “Gordo te quiero un montón, pero cuidate que te va a pasar esto”, le habrían dicho. Y, según dice, pasó.
 
Uno de los delegados de izquierda que exigen el reconocimiento sindical denunció que sus hijos sufrieron heridas por el ataque. “Esto no es la primera vez que pasa. Cada vez que termina un paro, o en medio de los paros, tengo que salir corriendo porque viene la Policía para desalojar el comedor y a mi familia”, recordó Segovia.

por Infobae

Comentarios