Si bien los estudios previos ya fueron hechos en 2011 por SBASE, el GCBA anuncia intenciones de dejar todo listo para que el sucesor de Macri dé inicio a las obras de la línea F. No obstante, buscarían terminarla en Callao y Santa Fe y analizan desviarla a Facultad de Derecho. Esta opción la alejaría de Plaza Italia, su cabecera prevista por ley, y quebraría una conexión directa entre Constitución y Palermo.

Días atrás circulaban versiones periodísticas que indicaban la posibilidad de que el Gobierno de la Ciudad comenzara a impulsar la construcción de la línea F del Subte, cuyo trazado se prevé bajo las avenidas Juan de Garay, Entre Ríos-Callao y Las Heras, uniendo Constitución y Plaza Italia, con opción de prolongarse al barrio de Barracas.

Según estas versiones, el jefe de gobierno Mauricio Macri le habría solicitado a SBASE dar inicio a los estudios preliminares para la construcción de la línea, cuyo inicio quedaría reservado al sucesor del actual jefe de gobierno en Bolívar 1.

Cabe recordar que en noviembre de 2011 un equipo de topógrafos recorrió la traza de la futura línea realizando cateos y analizando posibles locaciones para los obradores, en medio de importantes negociaciones a dos bandas con corporaciones chinas e inversores europeos. Luego de esos auspiciosos hechos, el proyecto quedó congelado. En aquél entonces el presidente de SBASE Juan Pablo Piccardo había estimado el costo total de la obra en unos 1500 millones de dólares.

Las obras a encarar se extenderían, en una primera etapa, desde Constitución hasta la intersección de Santa Fe y Callao. Para la segunda etapa, la estatal se encontraría estudiando distintas alternativas. Una de ellas es respetar el trazado previsto por ley, llevando la línea bajo Las Heras hasta Plaza Italia.

La otra alternativa consiste en desviar el trazado hacia Facultad de Derecho, continuando bajo la avenida Callao hasta su intersección con Libertador. En este escenario, la traza por Las Heras que abandonaría la F sería tomada por la línea E, para la que se analiza una extensión que vincule Retiro con Plaza Italia, absorbiendo también el tramo por Libertador que abandonó la línea H cuando se aprobó la modificación que la vincula a la Villa 31.

Quienes apoyan esta segunda alternativa insisten en un argumento utilizado también para justificar la modificación al trazado de la línea H: alcanzar una supuesta estación ferroviaria de combinación “Retiro Norte” a construirse en inmediaciones de Facultad de Derecho (que vincularía a los Ferrocarriles Mitre, San Martín y Belgrano Norte, además de la línea H) y que por el momento no deja de ser sólo un proyecto en la mente de algunos planificadores.

Asimismo, argumentan que el trazado actual de la línea F actuaría de forma negativa sobre la red actual, saturando los ya sobrecargados tramos más centricos de las líneas D (Callao – Catedral), B (Callao – Alem) y en menor medida A (Congreso – Plaza de Mayo).

No obstante, una solución de este tipo quebraría una conexión sin combinaciones entre Constitución y Plaza Italia, que actuaría descomprimiendo las líneas C y D y desaprovecharía uno de los corredores de transporte público más transitados y rentables de la Ciudad, de cuyo monopolio disfrutan hoy varias líneas de colectivos (12, 39, 59, 60, etc.).

Comentarios