El Grupo Roggio crea empresa para fabricar trenes argentinos

Nace Benito Roggio Ferroindustrial, empresa con la que el grupo busca introducirse en la fabricación y reparación de coches y vagones ferroviarios.

El Grupo Roggio, dueño del 90 % de las acciones de Metrovías, acaba de crear “Benito Roggio Ferroindustrial”: una nueva empresa para incursionar en el mercado del mantenimiento y fabricación de locomotoras, coches y vagones para subtes y ferrocarriles.  Con una inversión inicial de apenas dos millones de pesos, la nueva unidad de negocios aspira a posicionarse no sólo como uno de los principales actores del mercado ferroviario nacional, sino también a participar en futuras licitaciones de explotación de ramales.

 

En la actualidad, la empresa opera en un taller ubicado en la localidad cordobesa de Juárez Celman que aún no se encuentra operativo en su totalidad.  En sus etapas iniciales, se dedicará al mantenimiento de unidades en circulación, pero se prevé que comenzará a fabricar su propio material rodante en el futuro.  Además, su estatuto le permite brindar asesoramiento, asistencia técnica y comercialización de servicios de transporte.

 

“Queremos aplicar el conocimiento que adquirimos en estos años y para eso desarrollamos una nueva unidad de negocios que tiene como fin proveer de servicios al resto de la industria ferroviaria argentina en una primera instancia, y más adelante a la región”, reconoció Juan Ordoñez, director de Relaciones Institucionales del Grupo Roggio. “Tarde o temprano habrá que mejorar el ferrocarril, y con eso el de las locomotoras y los vagones, y nosotros tenemos personal que adquirió conocimiento por haber trabajado en Metrovias y en los ferrocarriles Urquiza y Belgrano Cargas”, agregó el ejecutivo.

 

Sin embargo, Benito Roggio Ferroindustrial tendrá que enfrentar la competencia de las empresas ya consolidadas del sector.  Entre ellos se cuentan Materfer (ubicada en Ferreyra, Córdoba), propiedad de Sergio Taselli, quien prestó los servicios locales de los ferrocarriles San Martín, Roca y Belgrano Sur a través de la empresa Metropolitano.  En junio de 2004, el Gobierno nacional le rescindió el contrato de explotación del San Martín por las pésimas condiciones del servicio.  Dado que el Estado no contaba entonces con una empresa operadora tras la liquidación de Ferrocarriles Argentinos a principios de la década del ’90,  se formó la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE) para administrar el ramal.  Esta Unidad está formada por el Estado junto a las restantes empresas concesionarias: Trenes de Buenos Aires (TBA, líneas Mitre y Sarmiento), Ferrovías (Belgrano Norte) y Metrovías (Subte, Premetro y línea Urquiza).  En mayo de 2007, Metropolitano perdió los ramales que aún controlaba (Roca y Belgrano Sur) tras los incidentes en el hall de la estación Constitución.  Taselli hizo su aparición en el mundo de los negocios en 1993 de la mano del entonces ministro de Economía Domingo Cavallo, quien le entregó la concesión de los Yacimientos Carboníferos Fiscales con un contrato que le garantizaba la venta de la producción y un subsidio de 16 millones de dólares anuales por diez años.  A fines de los ’90, compró el 51% de las acciones de Metropolitano.

 

El otro gran competidor que tendrá que enfrentar el Grupo Roggio es el holding de los hermanos Cirigliano, actualmente propietarios de Trenes de Buenos Aires (TBA) y EMFER (Emprendimientos Ferroviarios), empresa dedicada a las mismas actividades en las que quiere incursionar Roggio.  Además son dueños del Grupo Plaza, principal accionista de Comercio Metropolitano de Transporte (Cometrans) y de Tecnología Avanzada de Transporte (TATSA), dedicada a la fabricación de colectivos.

 

El Grupo Roggio ya tiene experiencia en el rubro de los transportes ferroviarios.  Administra desde el 1 de enero de 1994 la red de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) a través de Metrovías.  Participa también de la UGOFE, el ferrocarril Belgrano Cargas y opera el tranvía de Puerto Madero junto a Ferrovías a través de la empresa Celeris.  Presente en el rubro de la construcción y el transporte automotor, sus operaciones incluyen la rehabilitación, gestión y mantenimiento de alrededor de 2.500 kilómetros de rutas. También participó en la construcción de los accesos a la Ciudad de Buenos Aires, y de la autopista Santa Fe-Rosario, y extendió su participación a concesiones viales en Brasil y Paraguay. Actualmente está presente en Coviares, concesionaria de la autopista Buenos Aires – La Plata; Covisur, a cargo de la autovía Buenos Aires – Mar del Plata; y Puentes del Litoral, concesionaria de la construcción y operación del puente que une Rosario con Victoria.  Se encarga además de la construcción de las extensiones de las líneas B y E del Subte porteño.

Comentarios