El gobierno vuelve a vender como logro un crédito ya otorgado en 2015

Dietrich oficializó la firma de un crédito que había sido acordado por Randazzo en septiembre de 2015. Se trata de un financiamiento de 2400 millones de dólares para la renovación del Ferrocarril San Martín. Si bien el plan original contemplaba servicios de pasajeros, ahora sólo será para cargas.

En el marco de la gira oficial del gobierno argentino a China, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich firmó un acuerdo con la empresa CRCC (China Railway Construction Corporation Limited) para la renovación de la infraestructura de vías del Ferrocarril San Martín.

El plan comprende la renovación de 1626 kilómetros de vías (726 de los cuales serán trabajados mediante un tren de construcción continua), 120 puentes, 400 pasos a nivel y señalamiento a lo largo de 1600 kilómetros.

Pese a que se anuncia como un nuevo crédito, se trata de uno que ya había sido acordado en 2015 por la gestión anterior. En septiembre de ese año, el exministro Florencio Randazzo firmó en China una carta de intención para obtener ese financiamiento, que en el proyecto original estaba destinado a todas las líneas de cargas administradas por el Estado (Belgrano, Urquiza y San Martín).

Randazzo había firmado una carta de intención por este crédito en septiembre de 2015.

“Lo firmado hoy es de suma importancia porque se asegura el financiamiento para los próximos años; así garantizamos que la recuperación del ferrocarril se convierta una política de estado que trascienda a los gobiernos“, había dicho entonces el exministro.

Las condiciones del crédito son las mismas que había obtenido Randazzo: un total de 2400 millones de dólares, a una tasa de 3% anual y 20 años de plazo con cinco de gracia. Los fondos serán utilizados para “renovación de vías e infraestructura ferroviaria de cargas a través de empresas argentinas”. La alta integración nacional (72%) había sido uno de los puntos centrales de la negociación encarada por la gestión anterior.

La renovación del Ferrocarril San Martín había sido anunciada en mayo de 2015 con una obra dividida en tres tramos: de Retiro a Rufino (renovación y mejoramiento), de Rufino a Justo Daract (renovación total) y de Justo Daract a Mendoza (renovación y mejoramiento). De hecho, el tramo de Rufino a Justo Daract llegó a ser licitado ese mismo año con financiamiento chino proveniente del primer crédito otorgado para el Belgrano Cargas.

El plan original apuntaba a que la renovación permitiera la habilitación de servicios de pasajeros de Buenos Aires a Mendoza, que correrían a una velocidad máxima de 160 km/h. Ese servicio, de acuerdo con el Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, uniría ambas ciudades en poco menos de 14 horas. Sin embargo, el comunicado difundido por el gobiernoen línea con su política aclara que la prioridad es el tráfico “de cargas”.

Comentarios