El gobierno porteño afirma haber conseguido fondos para retomar obras

El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, se expresó en ese sentido aunque el préstamo no será enteramente para el Subte. Rumores sobre construcción de la línea G en 2011.

Ante las críticas que el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, hiciera a la pobre gestión en subtes que realiza el Gobierno porteño, desde la Ciudad se apresuraron a realizar importantes anuncios respecto al crédito externo que se busca para expandir la red.  El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, confirmó hoy que están avanzadas las negociaciones con “una veintena de grupos inversores” para conseguir un crédito por 490 millones de dólares comandado por el banco internacional Credit Suisse.  Además, la ciudad ya cuenta con un crédito otorgado por la Corporación Andina de Fomento por 50 millones de dólares, que se está utilizando para mejorar el ritmo de las obras de Subte en marcha, según explicó Grindetti.  Es decir que la Comuna dispondría de 540 millones para financiar diversos proyectos.

Así, la gestión Macri espera concretar por lo menos una pequeña parte de su promesa de hacer 40 kilómetros de subtes terminando lo que su antecesor, Jorge Telerman, comenzó con fondos propios.  De acuerdo al equipo económico, “ya están dadas las condiciones” para que la Ciudad pueda recibir el dinero “en el primer trimestre” de este año. “Obviamente el tema del Banco Central en el plano nacional y los problemas que aquejan a España y Grecia en el internacional contraen el mercado mundial para todo este tipo de operaciones y habrá que esperar un poco a que se calmen los mercados” graficó el funcionario, quien recordó a los inversores que la Ciudad “nunca entró en default” y que se “autoabastece en un 90% de sus gastos”, además de contar con una calificación de riesgo mejor que la nacional.

Sin embargo, no todo el dinero obtenido en los mercados internacionales de crédito será destinado al Subte, ya que una parte irá a mejoras edilicias y equipamiento en escuelas y hospitales públicos.  El desglose de los 540 millones es el siguiente: 160 millones corresponden al Fondo de Infraestructura Social (FOISO), mientras que los otros 330 serían destinados a los subtes y eventualmente para otras urgencias del sistema público que disponga el Ejecutivo. Por lo tanto, los fondos para el Subte son pasibles de una nueva reasignación, tal como ocurrió en 2009 cuando el Ejecutivo desvió una partida de más de 300 millones de fondos propios a otras áreas, dejando nada más que el mínimo legal de 110 millones para SBASE.

Las obras a concluir son las estaciones San José de Flores y San Pedrito (A); Echeverría y Juan Manuel de Rosas (B); Corrientes, Parque Patricios y Hospitales en la H. Además, se buscaría llamar a licitación pública en marzo para extender la línea H hasta Facultad de Derecho.  La estación Retiro, incluida en el plan aprobado en la ley 670, sigue sin aparecer en los anuncios oficiales.

¿Línea G para 2011?

En las últimas horas, se dijo desde el Gobierno porteño que en 2011 se iniciaría la construcción de la línea G desde Retiro hasta Cid Campeador. Sin embargo, dicha afirmación suena temeraria cuando aún no se sabe de dónde saldrán los fondos para hacerla y ni siquiera si se respetará la asignación de los 330 millones para las obras en marcha. Además, el macrismo nuevamente ignora que es la línea F (Constitución – Plaza Italia en una primera etapa)  la más urgente a construir luego de que se hiciera la excepción de comenzar con la línea H. Esta línea, que correrá en forma transversal a las líneas existentes, sumará nodos de combinación y un trazado que aliviará las actuales combinaciones en el centro y a la saturada línea C.

Comentarios